Tras dos años de ausencia por culpa del coronavirus, el salón de Ginebra prepara su regreso en 2022 con la 91ª edición, prevista del 17 al 27 de febrero, siempre que la evolución de la pandemia lo permita.

El anuncio de las fechas de celebración ha llegado junto a la petición de inscripción a aquellos fabricantes interesados. Lo curioso es que las compañías que quieran estar presentes en el evento suizo solo tienen hasta mediados de julio para apuntarse. Sí, menos de dos meses para echar cuentas y debatirlo de forma interna.  

Galería: Los 10 coches más extraños del salón de Ginebra

Desde luego, los organizadores tendrán que trabajar duro, ya que solo quedan nueve meses para la inauguración. Al respecto, Sandro Mesquita, el CEO del GIMS, explicó: "Mi equipo y yo estamos deseando presentar el diseño del nuevo salón a los expositores y al público. Realmente esperamos que la situación sanitaria y las normas relacionadas con el coronavirus nos permitan revivirlo".  

La gran duda es si los fabricantes tendrán espacio (y sobre todo presupuesto) en sus calendarios para preparar un estand en la cita suiza. Veremos si la respuesta es favorable o queda un salón del automóvil descafeinado. 

En las próximas semanas se anunciarán los detalles exactos y la fórmula del nuevo evento, que los organizadores describen como "una evolución emocionante y sustancialmente diferente del pasado".

Por ahora, lo único definido y oficializado es la fecha de la cita automovilística que, como era habitual antes, incluirá dos días para la prensa, el 17 y el 18 de febrero, seguidos de varias jornadas para el público, del 19 al 27 de febrero.

Llegados a este punto, solo queda esperar unos meses y comprobar cuántos fabricantes deciden participar en el salón de Ginebra. A pesar de que este tipo de eventos tienen cada vez menos sentido por la gran inversión que suponen para el rendimiento mediático que se logra, esperamos que la cita suiza no sea un descalabro. 

Por cierto, del 7 al 12 de septiembre se celebrará el salón de Múnich, sustituto del de Frankfurt, que será una excelente piedra de toque para entender si la fórmula de las citas feriales sigue teniendo futuro en el mundo del automóvil.