Se llama SVI Max 3 Troopy.

La compañía sudafricana SVI Engineering, especializada en vehículos blindados, acaba de presentar una versión actualizada de uno de sus modelos, el llamado Max 3 Troopy, que es un vehículo multipropósito con espacio para hasta ocho ocupantes, que conocimos el año pasado.

Este SVI Max 3 Troopy, aunque a primera vista pueda no parecerlo, en realidad está basado en un todoterreno muy conocido, el Toyota Land Cruiser, y más concretamente en el famoso Serie 70, que todavía se sigue fabricando para algunos mercados como el de Sudáfrica.

Galería: SVI Max 3 Troopy Toyota Land Cruiser 79

Si bien este Max 3 Troopy parece un vehículo pasa uso militar, en realidad SVI ofrece una variante civil, aunque blindada, que prescinde de los puntos de fijación y las monturas para rifles y ametralladoras pesadas. 

En todo caso, el vehículo cuenta con la aprobación del National Conventional Arms Control Committee (NCACC), el comité sudafricano que regula todo lo relacionado con las armas de fuego del país, y es apto para ser utilizado, por ejemplo, por empresas de seguridad o fuerzas del orden.

SVI Max 3 Troopy Toyota Land Cruiser 79
SVI Max 3 Troopy Toyota Land Cruiser 79
SVI Max 3 Troopy Toyota Land Cruiser 79

El blindaje del SVI Max 3 Troopy consta de planchas de acero y cristales antibalas, que ofrecen una protección EN1063 BR6, lo que significa que pueden soportar ataques con rifles de asalto. La compañía ofrece también un nivel superior, denominado BR7, que añade protección ante explosiones y minas antipersona.

Este Land Cruiser esconde un motor 4,5 litros V8, con una potencia de 205 CV y un par motor máximo de 430 Nm, aunque debido al enorme peso del conjunto, anuncia una velocidad máxima de 140 km/h, y suponemos que sus prestaciones tampoco serán especialmente llamativas.

SVI Max 3 Troopy Toyota Land Cruiser 79

Por supuesto, SVI ha mejorado la suspensión de serie para soportar todo el peso adicional, y ha añadido una nueva barra estabilizadora trasera. Cabe apuntar que el habitáculo goza de banquetas individuales en los laterales del vehículo, como si de un transporte militar se tratara.

En lo que a precio se refiere, SVI asegura que depende en gran medida de la configuración elegida y del estado del vehículo que se utilice como base, aunque la tarifa oficial arranca en los 1,8 millones de rand sudafricanos, lo que equivale a unos 106.000 euros al cambio actual.