Ahora que acabamos de realizar una toma de contacto con el Jeep Gladiator de producción, nos ha parecido una excelente idea recordar cómo fue el inicio de este proyecto. La respuesta es este prototipo homónimo, que debutó en el año 2005, durante el salón de Detroit. 

Han pasado nada menos que 16 años desde la exhibición de este concept hasta la llegada al mercado del pick-up más brutal, con permiso del Ford Ranger Raptor. Desde luego, se avecina una comparativa muy, muy intensa...

Galería: Jeep Gladiator concept 2005

El Gladiator de exhibición empleaba un motor turbodiésel CRD, de 2,8 litros y cuatro cilindros en línea, con 163 CV y 400 Nm, asociado a una caja manual de seis velocidades. Por supuesto, la tracción era integral conectable y disponía de reductora.

Para que puedas compararlo, el Gladiator que ya está en los concesionarios monta un propulsor Multijet también de gasóleo, pero con 3,0 litros, seis cilindros en V y 264 CV, emparejado a una transmisión automática con convertidor de par, de ocho velocidades. La tracción es total permanente (aunque se puede circular en modo propulsión) y cuenta con reductora.  

Jeep Gladiator concept 2005

Por cierto, la denominación Gladiator no es ni mucho menos nueva en Jeep, ya que se utilizó para un pick-up, basado en el Wagoneer, que estuvo a la venta entre 1962 y 1988 en Estados Unidos. 

Volviendo al prototipo, disponía de una gran caja de carga que podía extenderse, pasando de 1,72 metros de longitud a 2,02. Una solución muy original que no se ha llevado a ningún pick-up de producción... de momento. Además, no contaba con un pilar central en el habitáculo, a pesar de que sí ofrecía dos pequeñas plazas traseras.

Jeep Gladiator concept 2005
Jeep Gladiator concept 2005

Al heredar los rasgos de diseño del Wrangler, el Gladiator apenas ha envejecido. La fisonomía de tipo militar es icónica en Jeep y eso nunca cambiará por muchos años que pasen. Por cierto, la rueda de repuesto estaba situada en la parte izquierda del coche.

El prototipo de Jeep ofrecía una carga útil de 680 kilos y una distancia al suelo de nada menos que 34,8 centímetros. Curiosamente, no disponía de ejes rígidos, sino de esquemas independientes, "para lograr una conducción suave en todas las superficies".

En fin, este fue el comienzo y nosotros queremos llegar hasta el final, probando el nuevo Gladiator en nuestros escenarios off-road habituales. ¡Ya estamos deseando que llegue ese día!