También te contamos cuáles son las marcas en las que se producen menos averías.

Hace unos días, te mostramos un estudio de la asociación ADAC sobre los coches más y menos fiables, en función de los registros obtenidos con su servicio de atención en carretera. Hoy te traemos otro informe sobre el mismo tema, pero en este caso de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), para que puedas comparar. 

Según este organismo, el Volvo XC40 es el que menos averías sufre entre los vehículos con motor turbodiésel, mientras que el Mazda CX-3 (modelo 2015) y el Toyota Auris (2013-2018) son los modelos de gasolina más fiables.

¿Y entre los híbridos? Resultan ganadores el Kia Niro (2016) y el Lexus IS (2013). Curiosamente, excepto el XC40, el resto son vehículos de origen asiático: tres japoneses y un coreano. Por lo tanto, se mantiene esa tendencia de que los coches procedentes de esos territorios son los más fiables.

Galería: Prueba Volvo XC40 Inscription T3 2020

En cuanto a las marcas, Lexus (97 puntos sobre 100), Porsche (96) y Toyota (95) ocupan el podio, seguidas de Honda, Audi y Subaru, las tres con 94, y de Suzuki, BMW y Mitsubishi, con 93. Una vez más, las firmas japonesas copan este 'top ten' con seis representantes.  

En la parte baja de la clasificación, nos encontramos con Land Rover, Tesla y Alfa Romeo, las tres con 88. A continuación, están Opel, Fiat y SEAT con 89, y después Renault, Nissan, Citroën y Peugeot, todas con 90.

Para obtener estos resultados, la OCU realizó una encuesta a más de 40.000 conductores europeos, entre ellos 8.000 españoles. Las preguntas fueron qué coche poseían, qué averías habían sufrido desde que lo compraron y qué nivel de satisfacción tenían con su vehículo. 

Precisamente, se hizo otro ranking teniendo en cuenta dicha satisfacción. En él, Porsche (94) obtuvo la primera posición, con mucha diferencia frente al resto: Lexus (89), Jaguar (87), Volvo (86), DS (86), BMW (86), Subaru (86), Honda (86)...

Como podrás suponer, las averías más frecuentes son de componentes eléctricos, como baterías, fusibles, bombillas, testigos luminosos... A continuación, se encuentran los fallos por bombas, discos o cables de freno.