En el mundo del automóvil existen pocos modelos tan emblemáticos como el Jeep Willys. Este veterano todoterreno ha visto cómo numerosos especialistas lo utilizaban como base para sus preparaciones, algunas de ellas memorables.

Algunas de esas transformaciones van desde los Jeepneys filipinos, similares a los autobuses, hasta una conversión, en acero inoxidable, del vehículo eléctrico que aparece en la serie de vídeos de Hagerty. De esta forma, no debería sorprendernos que el Jeep Willys clásico utilizase una plataforma 100% eléctrica... y aquí lo tienes.

Galería: Jeep Willys de Steve McQueen en venta

La plataforma del Jeep Willys es una combinación, muy sencilla, de una carrocería ligera montada sobre un chasis de largueros con ballestas y ejes rígidos. No hay nada más sencillo que un Jeep Willys, lo que lo convierte en el candidato perfecto para modificaciones extremas como esta conversión en un vehículo ecológico.

El equipo de AI Design, una empresa de ingeniería y preparación de automóviles con sede en Nueva York, se puso a trabajar para cumplir el sueño del propietario de un Jeep Willys con motor eléctrico.

El propietario heredó este Jeep con carrocería de acero inoxidable de su abuelo, que lo guardaba en un garaje. Después de recibir este Jeep único, lo envió a AI Design para que lo restaurara por completo y lo convirtiera en un vehículo 100% eléctrico.

La conversión a coche de batería consta de componentes conocidos como las celdas de batería Tesla, junto con una caja para la batería hermética y personalizada, además de un embalaje único para encajar bajo el capó del Willys.

Jeep Willys de Steve McQueen en venta

La batería de Tesla es la mejor opción para las construcciones personalizadas, ya que se pueden encontrar con facilidad en el mercado de ocasión, donde ya se dispone de una amplia variedad y a unos precios bastante razonables.

De esta forma, la combinación de uno de los vehículos más básicos jamás construidos con un sistema de propulsión ecológico y moderno parece una asociación muy interesante. Cabría pensar que esta tecnología moderna le resta parte del carácter genuino al Willys, pero si revisas el vídeo que acompaña a esta noticia, podrás comprobar que no es así, en absoluto.

Fuente: Hagerty