Está enfocado a circuitos, pero es matriculable.

En la industria del automóvil, nuestras marcas más conocidas son, sin duda, SEAT y CUPRA, aunque también tenemos otros pequeños fabricantes, como Hispano Suiza y su espectacular hiperdeportivo eléctrico Carmen Boulogne, o Hurtan y el nuevo Grand Albaycín, basado en el Mazda MX-5.

Pero hoy os vamos a hablar de la empresa barcelonesa Baltasar, que acaba de presentar el Revolt, un deportivo eléctrico de propulsión trasera, pensado para disfrutar al máximo en cualquier circuito, con la virtud extra de ser matriculable, así que puedes volver a casa conduciéndolo. 

Galería: Baltasar Revolt, deportivo eléctrico

Gracias a un uso destacado de fibra de carbono, el Baltasar Revolt tan solo pesa alrededor de 770 kilos... batería incluida. El tren motriz desarrolla 507 CV (373 kW) y permite al coche acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 2,5 segundos. 

El desarrollo del vehículo lo ha llevado a cabo la compañía catalana, a excepción de la batería de 700 V, que pesa 250 kilos, está montada en la parte central y proviene de Millor, un especialista español en este tipo de componentes.

Según Baltasar, en una toma de carga rápida, se pueden obtener unos 100 kilómetros de autonomía en apenas cinco minutos, así que el llenado no será un proceso largo y engorroso si acudimos a una de estas estaciones.  

Aunque como hemos dicho, el Baltasar Revolt puede conducirse en carreteras abiertas al tráfico, no esperes un vehículo confortable. Normal, si tenemos en cuenta que se ha concebido para darlo todo en las pistas.

Los asientos son de fibra de carbono, el volante se puede extraer y el conductor dispone de una pequeña pantalla con funciones básicas. Curiosamente, el puerto de carga se encuentra en el salpicadero, justo delante del asiento del pasajero.

Baltasar Revolt, deportivo eléctrico

De momento, Baltasar no ha desvelado el precio de esta creación tan singular. Eso sí, vete comprando un casco porque este speedster carece de parabrisas y el impacto de un mosquito a altas velocidades puede ser muy doloroso y peligroso.