Dentro del futuro eléctrico en el mundo de la automoción, habrá varias soluciones multienergía, no solo la conexión 'pura y dura' a una toma de electricidad. Por ejemplo, también tendrá protagonismo la pila de combustible que, alimentada por hidrógeno, es capaz de generar electricidad para alimentar un motor, emitiendo tan solo vapor de agua.

Esta opción llegará a tres furgonetas de reparto de la multinacional Stellantis, concretamente a los modelos Citroën e-Jumpy, Peugeot e-Expert y Opel Vivaro-e. ¿Las principales ventajas de este sistema? Un repostaje de apenas tres minutos y una autonomía superior a los 400 kilómetros en ciclo WLTP.   

Galería: Peugeot e-Expert 2020

Esta alternativa no es novedosa dentro de la parte francesa del gigante, ya que llevan 20 años de experiencia con prototipos dotados de este modo de propulsión. El hidrógeno se almacena en tres tanques, que no han obligado a modificar la plataforma o el chasis de los vehículos.

Es más, la capacidad de transporte se mantiene sin cambios respecto a los modelos eléctricos de los que derivan, lo que significa que pueden transportar 1.100 kilos o hasta 6,1 m3 de carga. Asimismo, las dimensiones del espacio trasero son semejantes.

Galería: Citroen e-Jumpy (2020)

Estas furgonetas de Stellantis con pila de combustible representan una solución complementaria, pero real, para los profesionales del transporte. En el proceso de desarrollo han participado empresas especialistas, como Faurecia y Symbio.

De momento, no se han dado datos técnicos, pero suponemos que el motor es el mismo de 136 CV que impulsa las versiones eléctricas de las furgonetas. Por cierto, estos vehículos también se pueden recargar con un cable, ya que dispone de una pequeña batería de 10,5 kWh, que otorga una autonomía de 50 kilómetros si el vehículo se queda sin hidrógeno.

Galería: Opel Vivaro-e (2020)

Por lo demás, estos vehículos con pila de combustible se fabricarán en Rüsshelsheim, Alemania (mítica sede central de Opel), dispondrán de dos batallas a elegir y las primeras entregas se realizarán antes de final de año. 

Más adelante, esta tecnología limpia también llegará a las versiones de pasajeros de las furgonetas y, probablemente, a otros modelos, aunque durante la rueda de prensa 'online' no se entró en más detalles.

Tampoco se habló de precios, aunque los responsables de este proyecto prometieron ir dando más información a medida que se acerque la fecha de lanzamiento oficial. Lamentablemente, la red de hidrogeneras en España es ínfima, pero se trata de una solución verdaderamente útil que cobrará fuerza en los próximos años... si el Gobierno se pone las pilas (nunca mejor dicho).