Que 2020 ha sido un año complicado para todos no hace falta ni recordarlo. Por supuesto, también para los fabricantes de coches, que han sufrido el fuerte impacto de la pandemia de coronavirus, incluyendo los cierres de sus factorías durante la pasada primavera.

En el caso de Porsche, que recientemente presentó los resultados financieros de su ejercicio 2020, podríamos decir que 'capeó el temporal' de una forma más que satisfactoria.

A fin de cuentas, según hemos podido conocer, sus ventas han sido sólidas, con un total de más de 272.000 vehículos, lo que apenas supone una caída del 3% respecto al ejercicio anterior.

Galería: Porsche Taycan Cross Turismo 2021

Ahora bien, Porsche AG ha logrado establecer un nuevo récord en este complejo ejercicio fiscal, con una facturación que creció hasta alcanzar los 28.700 millones de euros, superando en 100 millones de euros la cifra obtenida en el periodo anterior.

Por lo demás, el resultado operativo de la compañía alcanzó los 4.200 millones de euros, mientras que el margen obtenido sobre ventas fue del 14,6%.

Otros aspectos destacados de la conferencia (online este año) fue conocer que el modelo más demandado de la marca ha sido el Cayenne, con 92.860 unidades entregadas a sus nuevos propietarios, o que sus empleados recibirán un bonus de 7.850 euros.

Buenas noticias para sus trabajadores, sin duda, como también lo son el hecho de que se haya mantenido el número de empleados, situado en unos 36.000. Además, el fabricante anunció un acuerdo para garantizar los puestos de trabajo hasta el año 2030.

Y por último, no debemos pasar por alto el hecho de que la compañía se haya planteado como objetivo alcanzar una huella de carbono neutra para el año 2030. Todo, en un proceso de electrificación que ha comenzado fuerte con el Taycan (20.000 unidades vendidas) y que ya es imparable: en 2025, la mitad de los Porsche que se vendan tendrá motor eléctrico, pero en 2030, esa cifra subirá más allá del 80%.