El AMG GT R se repartirá el trabajo con la gran novedad en la temporada, el Aston Martin Vantage.

Si ayer analizábamos el nuevo Safety Car de Aston Martin para la F1 2021, creado sobre un superdeportivo como el Vantage, hoy le llega el turno al otro modelo que llevará a cabo esa labor en el campeonato.

Es cierto, el Mercedes-AMG GT R no es ninguna novedad, ya que lleva ejerciendo dicho papel desde el año 2018. Lo que sí es llamativo es su nuevo color exterior, un llamativo rojo, que seguro que no le hace mucha gracia a Ferrari.

El caso es que, durante la campaña 2021, ambos Safety Car, el alemán y el británico, se van a ir alternando en sus funciones. Algo parecido a lo que sucederá con los Medical Car, representados por un DBX y un C 63 S Estate.

Galería: Mercedes-AMG Safety Car F1 2021

Algo que no nos extraña, viendo el buen entendimiento que hay entre Mercedes-AMG y Aston Martin, tanto en lo referido a coches de calle como entre sus respectivas escuderías de Fórmula 1.

En cualquier caso, la firma germana sigue asociada al 'Gran Circo' desde el punto de vista de la seguridad, algo que lleva haciendo ininterrumpidamente desde 1996, cuando el Mercedes-Benz C 36 AMG apareció en escena como coche de seguridad.

Eso sí, en esta ocasión lo hace con un nuevo socio comercial sobre la carrocería, CrowdStrike, que aporta el color rojo al coche. Lo que no cambia es el piloto, que seguirá siendo el veterano y siempre veloz Bernd Mayländer.

Como bien sabrás, el Mercedes-AMG GT R recurre a un propulsor 4.0 V8 de gasolina, dotado de dos turbos, que entrega 585 CV y permite al modelo alcanzar los 318 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 en 3,6 segundos.

Por su parte, el coche médico, que tiene al volante al también piloto Alan van der Merwe, entrega nada menos que 510 CV. Sin duda, la potencia mínima cuando se debe seguir a los monoplazas durante la primera vuelta de carrera, por si hay algún incidente en el que se deba intervenir.

Galería: Aston Martin Vantage Safety Car F1 (2021)