A la espera de poder 'catar' el Ford Puma ST, toca centrarnos ahora en el nuevo cambio automático de doble embrague, con siete velocidades, que estrena el SUV urbano y también el Ford Fiesta en sus variantes MHEV de hibridación ligera.

Esta caja ya estaba disponible en la gama del Puma desde hace meses, pero ahora hace acto de presencia en la opción electrificada, que emplea el propulsor turbo de gasolina 1.0 EcoBoost, con tres cilindros y 125 CV, y se beneficia de la etiqueta Eco de la DGT. 

Galería: Primera prueba Ford Puma 2020

Dicha variante, que consta de un generador-motor de arranque (BISG) y una batería de iones de litio de 48 V, resulta más eficiente y también reduce un 4% el tiempo de la aceleración de 0 a 100 km/h, respecto al Puma automático sin apoyo eléctrico. 

Dependiendo del nivel de equipamiento, el conductor puede manejar el cambio a través de unas prácticas levas integradas en el volante, que aumentan la emotividad de la conducción. 

Ford promete que la nueva transmisión de doble embrague ofrece "una aceleración sin fisuras con cambios de marcha suaves". Curiosamente, el Focus no recurre a ella, sino a una con convertidor de par y ocho marchas.

Otra ventaja de esta caja para los Fiesta y Puma MHEV es que los coches pueden equiparse con el control de velocidad de crucero adaptativo, con función Stop & Go, capaz de parar por completo el vehículo y volver a reanudar la marcha sin intervención del conductor. Además, ahora está disponible el arranque remoto a través de la aplicación móvil FordPass.

Ambos modelos se basan en la misma plataforma y pueden presumir de un divertido comportamiento en curvas. De hecho, el Puma presenta una suspensión más firme de lo habitual.

Suponemos que la comercialización de esta nueva combinación de hibridación ligera y cambio automático será inminente. Cuando tengamos precios, los publicaremos.