Seguro que has oído hablar del Ascari Race Resort, un genial y exclusivo circuito de velocidad situado en las inmediaciones de la localidad de Ronda, en Málaga. Y es muy posible también que recuerdes que su fundador, Klaas Zwart, también lanzó una marca de automóviles homónima.

El fabricante Ascari Cars nació en Inglaterra, en 1995, y su nombre hace homenaje al primer piloto que ganó dos veces el Campeonato del Mundo de Pilotos de la Fórmula 1, el italiano Alberto Ascari (1918-1955), que compitió para los equipos oficiales de Scuderia Ferrari, Lancia y Maserati.

Galería: Ascari Ecosse de 1997 a la venta

Este fabricante de automóviles no duró mucho, pero durante sus años de existencia lanzó hasta cuatro modelos: el Ascari Ecosse, el Ascari KZ1, su variante deportiva o KZ1R y el A10.

Hoy os traemos un ejemplar del primero de todos, el rarísimo y exclusivo Ascari Ecosse, en concreto una unidad que data de 1997 y que está ahora a la venta en Países Bajos. En principio debía haberse subastado en la cita de RM Sotheby's en París, a principios de mes, pero sigue disponible.

Ascari Ecosse de 1997 a la venta
Ascari Ecosse de 1997 a la venta
Ascari Ecosse de 1997 a la venta

De aquel coche, un pequeño deportivo biplaza de dos puertas y motor central, solo se fabricaron 18 unidades, y se comercializó durante unos pocos años. Este es uno de los primeros ejemplares producidos, y cabe apuntar que lo hizo Lee Noble (el artífice de los automóviles británicos Noble) para Ascari.

El ejemplar en cuestión está a la venta en la ciudad de Tilburg, al sur de los Países Bajos, aunque según el propio anuncio, el coche ha pasado casi década y media en el sur de España, suponemos que en el garaje del propio circuito de Ascari, ya que perteneció a la familia Zwart hasta 2019, fecha en la que fue adquirido por su actual propietario.

Ascari Ecosse de 1997 a la venta
Ascari Ecosse de 1997 a la venta
Ascari Ecosse de 1997 a la venta

El modelo esconde un motor 4,4 litros V8, de origen BMW y preparado por el especialista Hartge, que ofrece una potencia de alrededor de 300 CV. Gracias a un peso de apenas 1.250 kilogramos, el deportivo despacha el 0 a 100 km/h en poco más de 4,0 segundos. Además, este ejemplar equipa una caja de cambios manual de seis marchas, en lugar de la original, de cinco. 

Si algunos detalles del interior te resultan familiares, es porque los mandos de la climatización los heredó directamente del Ford Escort de mediados de los 90, mientras que los tiradores de las puertas o los mandos de los retrovisores eléctricos, provienen de modelos Ford anteriores. ¿El precio? Su dueño pide nada menos que 165.000 dólares.