Es una de las 501 unidades fabricadas para competición, pero también homologadas para la carretera.

Si eres aficionado a los modelos clásicos sabrás reconocer que, a veces, surgen ocasiones excepcionales de adquirir un ejemplar exclusivo, por rareza o por excepcional estado de conservación. Estamos ante uno de estos casos con este impecable Alfa Romeo Giulia Sprint GTA 1600 Corsa, de 1969, que ahora busca un nuevo garaje donde descansar.

Hemos hallado este vehículo a través de la página alemana mechatronik, que es la que lo vende. El Giulia Sprint está todavía en perfecto estado y ha estado compitiendo regularmente durante toda su vida. Así que no se trata de una unidad que ha permanecido expuesta, sin usarse, en una colección privada.

Galería: Alfa Romeo Giulia Sprint GTA 1600 Corsa 1969

Hablamos de la versión GTA, o Gran Turismo ligero del popular Giulia, un éxito de ventas en su época en Italia, que llegó también a traspasar fronteras. Este acrónimo identificó en su día a los Alfa Romeos más deportivos del catálogo de producto. Cabe mencionar que, hace poco, la firma italiana ha recuperado estas siglas para los modernos Giulia GTA y GTAm.

Pero centrándonos en este vehículo concreto, el Giulia fue sometido a una estricta dieta. Se utilizaron ventanillas de plexiglás (un material más ligero que el vidrio) y también se recurrió al uso de aluminio. Después de llevar a cabo todas las modificaciones necesarias, se consiguió un peso récord de solo 740 kilos.

Alfa Romeo Giulia Sprint GTA 1600 Corsa 1969

El motor de gasolina 1.6 original fue revisado a fondo por Autodelta, el departamento deportivo de Alfa Romeo. El resto del chasis del coche también se preparó para su uso en competición, con una caja de cambios con relaciones más cortas y un diferencial de deslizamiento limitado. El resultado fue un motor capaz de entregar 172 CV y un comportamiento asombroso.

Alfa Romeo Giulia Sprint GTA 1600 Corsa 1969

Lo exclusivo de este modelo viene de su reducida tirada. En concreto, solo se fabricaron 501 vehículos y en la actualidad podría participar en cualquier rally de históricos sin ningún tipo de problema.

De su historial, sabemos que su primer propietario fue un piloto aficionado llamado Bernd Fischer, que lo condujo en algunas pruebas en Alemania. El coche fue adquirido, en 1973, por Michael Heine, un entusiasta del Alfa Romeo Giulia Sprint GTA. Con él permaneció celosamente guardado hasta el año 2005.

Alfa Romeo Giulia Sprint GTA 1600 Corsa 1969

El siguiente dueño fue Frank Strothe, que volvió a competir con este coche en diferentes pruebas de clásicos en Europa. En 2012 cambió de dueño y fue a parar a manos de Peter Praller, presidente de Formula GT, una empresa especializada en la puesta a punto de motores para coches de carreras.

Alfa Romeo Giulia Sprint GTA 1600 Corsa 1969

Con semejante historial y tratándose de un coche tan especial, no es de extrañar que el actual propietario haya tasado el coche en un precio de venta de 309.000 euros, impuestos incluidos. Es una cantidad seria, pero dado que quedarán muy pocos ejemplares como este en buen estado, parece una razón más que justificada para pedir esa cifra.

Fuente: Mechatronik