Puede que sea una buena idea, pero la estética no nos acaba de convencer...

Eres joven, rico y youtuber. Has grabado cientos de vídeos, has cumplido todas tus fantasías y ahora ya no te importa nada, así que intentas superar los límites siendo un poco creativo. Eso es exactamente lo que ha hecho TheStradman con su flamante Lamborghini Aventador.

¿Qué mejor manera de divertirse en la nieve que equipar con orugas un superdeportivo? A pesar de los riesgos que esta idea conlleva, TheStradman no ha tenido ninguna duda y ha seguido adelante con ella para bien o para mal...

No sé si tú conoces algún otro supercoche con orugas. Nosotros no, así que el vehículo que estás viendo lo consideramos el primero de una rara especie. 

Galería: Lamborghini Aventador SVJ 2019

Tras unas cuantas peripecias para bajar el coche del camión de transporte, TheStradman llevó su Aventador a la nieve con una enorme sonrisa. Por supuesto, no dudó en desplazarse con él, pero no todo salió bien.

A pesar de las orugas y la mayor altura libre de la carrocería, en mitad del recorrido el modelo italiano se quedó encallado en la nieve, así que tuvo que acudir a su ayuda un Jeep, también dotado de orugas. 

A pesar de la divertida situación, queda claro que por mucho que intentes modificar la naturaleza de un coche, no puede valer para todo. De hecho, estamos convencidos de que el SUV Urus tampoco sería un vehículo ideal para estos menesteres, incluso equipando orugas.  

 

Pero lo peor de este experimento es que el embrague sufrió tanto, que el coche dejó de funcionar y acabó siendo remolcado. Rodar sobre la nieve a baja velocidad, con la primera marcha siempre engranada, puso al límite la transmisión.

TheStradman promete que volverá a intentarlo. Dinero tiene más que de sobra para arreglar cualquier desperfecto en su coche y su negocio se basa en mostrar experiencias extremas a su numerosa audiencia, así que será cuestión de tiempo volver a ver el Aventador desafiando a la nieve. ¿Ridículo o impactante? Cada uno que coja el calificativo que quiera...