Audi tomará el control de Bentley a partir del próximo 1 de marzo.

Lamborghini y Ducati permanecerán en el Grupo Volkswagen. Así se ha decidido en el Consejo de Supervisión del gigante alemán, al igual que la toma de control de Bentley, empresarialmente hablando, por parte de Audi

Esta reorganización se ha producido después de meses de rumores que aseguraban que la multinacional germana vendería las dos firmas italianas, en busca de un mayor rendimiento económico. Incluso también se dijo que Bentley saldría del grupo, pero finalmente nada de esto se ha convertido en realidad. 

Galería: Lamborghini Huracán STO

Audi asumirá las responsabilidades de gestión de Bentley a partir del 1 de marzo de 2021. Según el Consejo de Supervisión, esta reestructuración permitirá a ambos encontrar sinergias en sus estrategias de electrificación.

La empresa busca reducir los costes fijos, algo que el consejo fijó en un 5% de descenso para 2023. Por su parte, los gastos de material se reducirán en un 7% en los próximos dos años. Sobre las dos marcas transalpinas, el Grupo VAG se limitó a informar de que "seguirán siendo parte de la compañía". 

Bentley Flying Spur V8

El mes pasado, un artículo explicaba que Lamborghini y Ducati, junto con Italdesign, podrían formar una sola organización. En ese momento, el CEO del Grupo Volkswagen, Herbert Diess, dijo que la compañía llevaría a los tres "a una estructura legal".

Eso todavía podría suceder, ya que Diess explicó que esta decisión supone un proceso lento. Cabe recordar que, hace unos días, la compañía germana nombró CEO de Lamborghini a Stephan Winkelmann, también presidente de Bugatti, que regresa a una empresa que dirigió de 2005 a 2016.

La reorganización y el nombramiento de Winkelmann deberían ayudar a Lamborghini a encontrar su camino en la próxima década, ya que la electrificación se va a convertir en una obligación, con independencia de qué marca o tipo de coche hablemos.

Sin embargo, la 'embestida' de los coches eléctricos no llegará a Lamborghini o Bugatti en un futuro próximo. Winkelmann dijo la semana pasada que ninguna de las dos marcas está lista para cumplir las demandas de rendimiento con un superdeportivo 100% eléctrico, así que, como pronto, no veremos uno hasta el final de la década.