Potente, práctico... pero nunca se hizo realidad.

Puede que en Europa los modelos de tipo pick-up, al estilo camioneta, no tengan demasiado éxito más allá de los clientes que los necesitan para trabajar, pero ya sabemos que en Estados Unidos, por ejemplo, este tipo de vehículos son los más vendidos y están, literalmente, por todas partes.

Aunque diversos fabricantes del Viejo Continente se han atrevido a fabricar modelos pick-up, desde Fiat a Volkswagen, pasando por Mercedes-Benz, por ejemplo, lo cierto es que no son muchos los ejemplos de camionetas europeas.

Galería: BMW M3 Pick-up (1986)

Hoy queremos repasar la historia de un mítico prototipo de mediados de los años 80, que exploró un camino muy interesante. Hablamos del BMW M3 Pick-up de 1986, un modelo casi tan esperado como el BMW M3 Touring, el familiar en el que la marca de Múnich está trabajando actualmente.

El primer BMW M3 de la historia, basado en el Serie 3 E30, sirvió para homologar el modelo de competición en el DTM y en otras carreras de turismos, y originalmente debían producirse 5.000 ejemplares, aunque finalmente la marca bávara lanzó 17.970 unidades del ya icónico M3 E30

BMW M3 Pick-Up (1986)
BMW M3 Pick-Up (1986)
BMW M3 Pick-Up (1986)

El departamento BMW Motorsport decidió crear un prototipo pick-up, tomando como base la carrocería descapotable del Serie 3. La idea de este departamento de competición era crear un vehículo perfecto para transportar piezas y equipamiento dentro de las propias instalaciones de lo que ahora es BMW M, en Garching, cerca de Múnich. 

Jakob Polschak, que trabajó más de 40 años en BMW M y estuvo a cargo de este prototipo, aseguró que el descapotable era ideal para crear un pick-up, debido a los refuerzos del chasis que ya incorporaba. 

BMW M3 Pick-Up (1986)
BMW M3 Pick-up de 1986
BMW M3 Pick-Up (1986)
BMW M3 Pickup de 2011

Bajo el capó, este BMW M3 Pick-up contaba inicialmente con un motor de cuatro cilindros y 2,0 litros, con 192 CV de potencia, aunque después se cambió por un 2,3 litros, también de cuatro cilindros, aunque ligeramente más potente, con 200 CV. Por supuesto, el coche era de propulsión trasera.

Este interesante prototipo 'trabajó' en la fábrica de BMW M durante más de 26 años, hasta que en 2012 fue finalmente jubilado, justo un año después de que BMW mostrara un BMW M3 E92 Pick-up, otro curioso concept para ser utilizado en la fábrica, que nació como una de las bromas del primero de abril (April Fools' Day).