Y los híbridos enchufables solo se comercializarán hasta 2035.

En un principio se había previsto para 2035, pero pocos meses después del anuncio oficial, Reino Unido ha modificado los plazos para el fin del coche de combustión en su territorio. Finalmente, será en 2030 cuando se dejen de vender vehículos de gasolina o diésel en las islas, según ha anunciado su primer ministro, Boris Johnson. 

También hay fecha de caducidad para los automóviles electrificados, ya que los híbridos enchufables no se comercializarán a partir de 2035. En ese año, los residentes en Reino Unido solo podrán adquirir coches 100% eléctricos

Galería: Prueba Jaguar I-PACE EV400 AWD 2020

Esta hoja de ruta pone a Reino Unido por delante de Francia y España, que tienen como fecha tope el año 2040 para finalizar las ventas de coches de combustión e híbridos. El único país más ambicioso en este campo en Europa es Noruega, ya que el fin de los vehículos de combustión interna será efectivo en 2025.

Tras el anuncio de esta nueva medida, el gobierno británico invertirá 1.300 millones de libras esterlinas (aproximadamente 1.450 millones de euros) para acelerar la instalación de estaciones de recarga en las calles, los hogares y las carreteras, incluidos 582 millones de libras esterlinas (652 millones de euros) en subvenciones para alentar a los consumidores a comprar un vehículo sin emisiones.

Al mismo tiempo, el ejecutivo británico se gastará cerca de 500 millones de libras (560 millones de euros), en los próximos cuatro años, para impulsar la producción de baterías de vehículos eléctricos.

Prueba Jaguar I-PACE EV400 AWD 2020

El año pasado, Reino Unido se convirtió en el primer país del G7 en legislar un objetivo específico de cero emisiones para el año 2050, lo que provocará cambios radicales en la forma en que sus ciudadanos viajarán y consumirán energía.

En total, el plan movilizará unos 12.000 millones de libras esterlinas (13.500 millones de euros) de las arcas públicas. Esto podría crear y mantener hasta 250.000 puestos de trabajo para el año 2030, según Johnson.

Entre los objetivos de este enorme plan ambiental, el Ejecutivo también tiene la intención de iniciar un profundo cambio en el sector industrial, para aumentar la producción de energía a partir de fuentes eólicas, promover el hidrógeno y alentar a los hogares a equiparse con componentes más respetuosos del medio ambiente.