Un monoplaza hiperdeportivo de lo más espectacular.

En los últimos días no hemos parado de ver prototipos de Porsche, y es que la marca de Zuffenhausen ha decidido mostrar al mundo algunos concept diseñados durante la última década y media, que jamás habían visto la luz. Este Porsche Vision 920 es uno de ellos y se trata de una especie de hiperdeportivo de Le Mans, pero pensado para un uso en carretera.

Precisamente Porsche es uno de esos fabricantes que sabe perfectamente cómo adaptar a la calle coches de competición, con ejemplos como el espectacular Porsche 911 GT1 Straßenversion, que era en esencia la variante de carretera de su coche de carreras de Le Mans.

Galería: Porsche Vision 920

En la actualidad, los coches más cercanos al mundo de las carreras podrían ser los RS de la familia GT, es decir, el 911 GT3 RS y el 911 GT2 RS, pero aun así están lejos de ser coches de competición como tal. 

En todo caso, este Posche Vision 920 sí que fue ideado como una auténtica bestia de carreras, y según la propia marca, es "una de las visiones más extremas de Porsche sobre un hiperdeportivo". 

Porsche Vision 920
Porsche Vision 920
Porsche Vision 920

El prototipo en cuestión se diseñó el año pasado, pero es la primera vez que lo vemos. En realidad es un modelo a escala 1:1, así que hablamos de una especie de maqueta, y no de un automóvil funcional, muy a nuestro pesar.

Lógicamente, el objetivo de Porsche con este ejercicio de diseño era crear una bestia para carretera y circuito, basada en sus coches de LMP1, como el Porsche 919 Hybrid. En este caso, es un monoplaza con puesto de conducción central.

Porsche Vision 920

A la vista de las imágenes, queda claro que no es un coche para el día a día, y no parece nada práctico, ya que su principal cometido es rodar lo más rápido posible en pista. Algo que es evidente por su trabajada aerodinámica.

Como el resto de prototipos de la familia 'Porsche Unseen', es probable que la marca lo exhiba en el Museo Porsche de Stuttgart, pero desde luego no se hará realidad, lo cual es una pena, porque nos encanta.