Además de un diseño 'heredado' de modelos europeos, ofrece un sistema híbrido enchufable.

Hoy, en un nuevo capítulo de coches chinos con parecidos más que razonables, te presentamos el Wey P8, un SUV que podría pasar por ser el 'primo' de algún AudiDS, si nos fijamos en el frontal. 

Pero más allá de esta anécdota (habitual en muchos vehículos del país asiático), vamos a quedarnos con que es un todocamino con un sistema de propulsión híbrido enchufable, por lo que está plenamente al día de lo que 'se cuece' en Europa.  

Galería: Wey P8

En esencia, el esquema de propulsión consta de un motor turboalimentado de gasolina, con 2,0 litros y cuatro cilindros en línea, que trabaja junto a una mecánica eléctrica de 116 CV. El propulsor de combustión, del que se desconoce la potencia, se vincula a una transmisión automática de doble embrague, con seis velocidades.

De forma combinada, las unidades motrices entregan 340 CV y 520 Nm de par, fuerza suficiente como para lograr que el Wey P8 acelere de 0 a 100 km/h en apenas 6,5 segundos. A su vez, declara 50 kilómetros de autonomía eléctrica (vaya usted a saber el ciclo de homologación) y un consumo mixto de 2,3 litros cada 100 kilómetros, con la batería cargada.  

La distancia total sin repostar ni recargar asciende a 660 kilómetros, una gran ventaja frente a los coches 100% eléctricos. La parte negativa de los híbridos enchufables suele ser tanto el peso como la capacidad del maletero, pero ya supondrás que Wey no ha facilitado información al respecto.  

El P8, que mide 4,76 metros de longitud, cuenta con un buen surtido de ayudas electrónicas a la conducción, como un sistema de mantenimiento del carril, control de crucero adaptativo, cámara de visión periférica o asistente de frenada de emergencia automática. 

¿Precios? En China, país donde únicamente se vende, se encuentra a la venta entre 259.800 y 279.800 yuanes, que equivalen a 33.041 y 35.500 euros, aproximadamente. Por lo tanto, ni mucho menos se trata de un modelo 'low cost', sino que ofrece tecnología puntera, aunque esas 'inspiraciones' estéticas poco le favorecen...

Como 'bonus track', no te pierdas las fotos del Hongqi H9, la berlina de representación más lujosa de una marca china, con rasgos de Mercedes-Maybach, Cadillac y hasta de Rolls-Royce. Canela en rama...

Galería: Hongqi H9 2020, la limusina china