A pesar de su apariencia, casi de serie, el compacto alemán se convierte en un modelo ideal para competiciones de drift.

Las apariencias engañan y este Volkswagen Golf no es lo que parece a simple vista. El 'humilde' Golf es uno de los vehículos más deseados en muchos países europeos, gracias a su diseño compacto, además de por la gran oferta mecánica que ofrece a los compradores.

Como sabemos, el Volkswagen Golf dispone de versiones deportivas, representadas por los GTI y Golf R, capaces de asegurar unas prestaciones notables, sin tener que hipotecarte de por vida en la adquisición de tu próximo deportivo.

Pero, ¿qué pasaría si a un Golf se adapta un sistema de propulsión trasera, además de una mecánica más potente? Bueno, pues la respuesta debemos buscarla en Finlandia, donde un grupo de fanáticos del Golf ha conseguido crear uno muy especial, tal y como hemos conocido a través de Road and Track.

Galería: Comparativa Volkswagen Golf 7/ Golf 2020

Desconocemos muchos datos acerca del proceso de fabricación de este Golf RWD, pero todo comenzó con la adopción de un chasis capaz de albergar un sistema de propulsión al eje trasero, además de un motor más voluminoso y potente.

El siguiente paso fue alcanzar una distancia entre ejes superior a la de un Golf 'convencional'. Gracias a esa batalla superior, el coche debería ser más estable. Así que, siendo objetivos, el Volkswagen Golf no cumple con ninguno de los requerimientos antes señalados. Pero la realidad es que el Golf que estás viendo los cumple y por eso nos gusta tanto este proyecto.

Así las cosas, sabemos que el Golf que aparece en este vídeo fue construido por Maailmanlopun, una empresa finesa, que claramente tiene unas habilidades impresionantes y un gran sentido del humor.

El modelo alemán muestra un aspecto bastante parecido al de un vehículo de serie, salvo por la adopción de unas llantas de aleación que no son de Volkswagen. Después, cuando el motor se pone en marcha y escuchamos el ronroneo de un propulsor V8 (M60B40) de origen BMW, con 4,0 litros de cilindrada... todo cambia por completo.

Volkswagen Golf 7

Gracias a algunas piezas, de procedencia BMW y seleccionadas entre varios vehículos diferentes, este Volkswagen Golf es ahora una especie de BMW 'Frankenstein', con un aspecto bastante normal.

También sabemos que el motor V8 de BMW es de serie, pero dispone de suficiente potencia para hacer derrapar hasta la extenuación al Golf. La suspensión trasera está fabricada a mano y utiliza amortiguadores específicos con regulación.

Ahora que sabes todo esto, te puedes imaginar que este apacible Golf esconde más potencial del que aparenta. Basta contemplar unos segundos del vídeo que acompaña a esa noticia, con todo ese humo saliendo de las ruedas traseras, para entender que el modelo alemán debe asegurar toneladas de diversión.

Fuente: Road and Track, vía Grumblo - Sounds of Performance