Así podrían ser los 914, 928 y 944 en la actualidad.

Porsche lleva unos años inmersa en el proyecto de ampliar su oferta comercial hacia modelos familiares, SUV e, incluso, deportivos eléctricos. Sin embargo, todavía hay segmentos en los que está ausente y que pueden ser muy interesantes.

Por ejemplo, se nos ocurre que Porsche podría, fácilmente, reinterpretar algunos de sus clásicos con aspecto moderno. En este sentido, el Club Porsche de América acaba de publicar un nuevo vídeo que destaca a tres iconos alemanes, con imagen actual.

Galería: Porsche 944 S2 de 1991, restaurado por Porsche Klassik

Uno de esos modelos es el 914, una reinterpretación del roadster de Porsche con carrocería Targa. Mientras que originalmente venía con un motor de cuatro cilindros de origen Volkswagen o uno bóxer derivado del 911, un nuevo 914 tendría que ser eléctrico.

Como el vídeo de PCA (Porsche Club of America) señala, las baterías aumentarían significativamente el peso del coche. Sin embargo, en compensación, el vehículo tendría todo el par motor desde cero. La ubicación de las baterías generaría un centro de gravedad rebajado, lo que incidiría positivamente en el dinamismo del vehículo.

El otro vehículo que aparece en el vídeo es el 928. El catálogo actual de Porsche carece de este tipo de modelo, pero le ayudaría a competir contra los vehículos 2+2 con motor delantero de rivales como BMW, Mercedes-Benz o Ferrari. A PCA le gustaría ver una plataforma basada en el Panamera, pero acortada, para esta reinterpretación del 928. En el plano mecánico, los motores que equipan las versiones GTS y Turbo S serían la elección perfecta.

1978: Porsche 928

El último Porsche que sería recreado es el 944. Sin embargo, lograr esto sería bastante difícil. Tanto Porsche como el Grupo Volkswagen carecen de una plataforma de tracción delantera o trasera que se adapte al concepto ligero que representaba este vehículo..

Un motor de cuatro o seis cilindros planos le permitiría disfrutar de un peso aligerado en la zona frontal, mientras que los materiales compuestos asegurarían una masa ajustada en la báscula.

Porsche 944 S2 de 991, restaurado por Porsche Klassik

Aunque se trata de ideas ambiciosas, no podemos negar que suponen meras fantasías y que tienen muy complicado llegar a convertirse en realidad. En cualquier caso, la fortaleza de Porsche son los modelos deportivos, y cualquier novedad en este campo, por parte de la marca alemana, pondría muy nerviosos al resto de competidores, eso seguro.

Fuente: Autoclassics.com