Su reto fue guiar los 42 kilómetros de la maratón olímpica... con solo 55 de autonomía en ciclo urbano.

¿Sabías que el protagonista de esta noticia fue el primer eléctrico de SEAT? Sí, este Toledo tan especial surgió con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y tuvo como importante misión encabezar la maratón de 42 kilómetros.

Parece un objetivo sencillo, pero hay que tener en cuenta que, en ciclo urbano, este coche firmaba 55 kilómetros de autonomía, así que precisamente no andaba sobrado de energía eléctrica para completar la prueba... 

Galería: SEAT Toledo eléctrico y Mii electric

Finalmente, todo salió bien y la marca española demostró en su propio país, y en un evento de talla mundial, que los coches eléctricos podían suponer el futuro de la automoción... como así está quedando patente en estos últimos años.

¿Por qué se creó un SEAT Toledo eléctrico para abrir la maratón? Porque el reglamento oficial señala que el vehículo que encabeza la prueba no debe emitir partículas contaminantes. De este modo, la firma de Martorell completó esta versión en poco más de tres meses. 

Thomas Kurs, ingeniero que participó en el desarrollo del coche, comentó que "fue una experiencia muy emocionante. De hecho, era una primicia tan rara que cuando lo acabamos, tuvimos que matricularlo primero en Alemania, porque no sabíamos cómo hacerlo en España".

"En la ITV tuvimos que demostrar que, al llegar a 50 km/h, el coche podía frenar a esa velocidad en una distancia específica", añadió Kurs. La batería de plomo del Toledo ecológico pesaba nada menos que 500 kilos, el doble en comparación con la del Mii electric, y estaba colocada en el maletero del vehículo. Los frenos tenían tambores sobredimensionados para poder superar la prueba antes citada. 

SEAT Toledo eléctrico y Mii electric

Otro reto para los ingenieros fue comprobar que el coche podía completar la maratón. "No podíamos probarlo en el recorrido real, ya que eso suponía cortar calles, ir en dirección contraria... ¿La solución? Testarlo en un banco de pruebas y sí, vimos que lo conseguiría, como así fue". 

A pesar de ese éxito, no tenía ningún sentido convertir el SEAT Toledo eléctrico en un vehículo de serie, porque ni la potencia ni la autonomía estaban a la altura. Hablando de potencia, el sedán español desarrollaba tan solo 22 CV, por lo que únicamente podía alcanzar una velocidad máxima de 100 km/h. De hecho, el coche aceleraba de 0 a 70 km/h ¡en 28 segundos!

En la actualidad, el coche está remodelado y se encuentra en perfecto estado de revista. Isidre López, responsable de Coches Históricos de SEAT, y su equipo fueron los encargados de dejarlo completamente listo. ¡Qué gran historia la del Toledo eléctrico!