La berlina de Ingolstadt ahora ofrece nada menos que 962 CV.

Es posible que, como nosotros, no hayas oído nunca hablar de la compañía austriaca Black Box-Richter, especializada en el vinilado de vehículos, pero esta semana han presentado un modelo muy interesante, preparado hasta los dientes. Se trata de un Audi RS 7 Sportback 2020, que ahora alcanza una espectacular cifra de potencia y luce también una nueva imagen.

El modelo de Audi, que pertenece a la firma de ropa Nebulus, ha sido puesto a punto tanto por Black Box-Richter como por los especialistas HGP Turbo Retrofitting y 811 design. Incorpora, además del  vinilo, una serie de mejoras mecánicas que lo hacen todavía más salvaje y, aunque no se ha detallado, es evidente que el coche va mucho más 'agachado' que de fábrica.

Galería: Audi RS 7 2020 por Black Box-Richter

Como es lógico, el vinilado es obra de la firma austriaca, y se trata de un diseño basado en un mapa topográfico, que resulta bastante llamativo. Según la firma, se ha llevado a cabo en dos etapas, tomando como base un RS 7 Sportback en color negro brillante metalizado.

Por encima de la carrocería, primero lleva un vinilo en negro mate 'Diamond', y en una capa superior, la decoración de estilo topográfico, en un tono plateado. El proceso lleva alrededor de una semana, según sus creadores.

Audi RS7 2020 por Black Box-Richter

De serie, el modelo alemán esconde un motor 4,0 litros V8 biturbo de gasolina, con 600 CV de potencia y 800 Nm de par motor máximo entre 2.100 y 4.500 rpm, así que no es precisamente lento. Consigue un 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, y alcanza 250 km/h, o bien 280 o 305 km/h, de manera opcional.

En este caso, el bloque V8 biturbo se ha preparado para ofrecer 962 CV, es decir, 362 CV adicionales, que se dice pronto. El par motor máximo, además, también se ha incrementado de manera muy importante, con una cifra final de 1.250 Nm. 

Audi RS7 2020 por Black Box-Richter

Todo esto se consigue mediante una nueva gestión electrónica para el motor, una admisión mejorada mediante un nuevo filtro de aire, conductos de admisión de mayor tamaño y colectores de admisión de nueva factura, además de componentes modificados en los turbocompresores o elementos reforzados.

Si bien la compañía austríaca no ha ofrecido datos sobre la probable mejora a nivel de prestaciones, estamos seguros de que, con semejantes cifras de potencia y par, ha de ser más rápido en aceleración. Lo que sí sabemos es que la limitación de velocidad se ha eliminado, así que superará con creces los 300 km/h.