A estos americanos les encantan los lanzamientos de vehículos, literalmente.

El pasado fin de semana, en Estados Unidos, celebraron el 4 de julio, una fecha que desde 1776 utilizan para conmemorar el aniversario de la independencia norteamericana y en la que habitualmente se festeja mediante desfiles, fuegos artificiales, conciertos o fiestas e, incluso, con reuniones familiares o barbacoas. En Alaska, no obstante, tienen su propia forma de celebrarlo.

Concretamente, en la localidad de Glacier View, situada al norte de Anchorage, al sur del estado, desde el año 2005 tienen una forma muy particular y salvaje de conmemorar su independencia, como demuestra el vídeo que hoy os queremos enseñar, que muestra la celebración de este año 2020.

El término lanzamiento, al menos cuando hablamos de coches, suele ir asociado al estreno de nuevos modelos y a todas las acciones que las marcas llevan a cabo para darlo a conocer al público en general. En Glacier View, no obstante, lo de lanzamiento se lo toman al pie de la letra.

¿Cómo celebran allí el 4 de julio? Lanzando vehículos por un barranco, literalmente, por el mero hecho de disfrutar con semejante espectáculo, digno de una película de acción. Cabe apuntar que, la distancia que separa el suelo de la parte más elevada del precipicio, es de casi 100 metros.

Lógicamente, los coches se lanzan sin conductor, y nadie resulta herido en esta espectacular celebración, en el que los vehículos pueden llegar a volar unos 450 metros. Los únicos perjudicados son los propios coches, que básicamente son vehículos viejos, de poco valor, y después del lanzamiento tendrán poco o ningún futuro.

Si estás pensando que esta celebración no parece precisamente muy ecológica, te gustará saber que todos los restos de los coches que se lanzan al vacío, después se recogen para reciclarlos o achatarrarlos, para no dejar el campo lleno de basura.

 

Aunque no conocemos el origen de esta particular y asombrosa fiesta por el Día de la Independencia, desde luego es una solución mucho más interesante que un castillo de fuegos artificiales, sobre todo teniendo en cuenta que en Alaska, en estas fechas del año, tienen luz durante las 24 horas del día y no quedaría muy espectacular, que digamos. 

Así pues, en Glacier View prefieren ver volar coches por un acantilado, mientras se toman una cerveza bien fresquita. No te pierdas el vídeo y, ya sabes, el año que viene más y mejor.

Fuente: How to Alaska