Con motor y plataforma de Isuzu, el modelo se ha presentado para el mercado australiano.

Tras una larga temporada a la venta en distintos mercados, finalmente, la firma japonesa se ha decidido a darle el relevo al pick-up BT-50, que en su tercera generación, ha sido presentado por Mazda Australia. Un modelo que se une a una batalla, la de las camionetas, que empieza a ponerse interesante

Como era de esperar, el nuevo Mazda BT-50 hace del diseño KODO su principal seña de identidad, mostrando unos trazos que recuerdan a los del todocamino de gran tamaño de la marca, el CX-9.

En cualquier caso, hablamos de un vehículo de carácter eminentemente práctico, aunque por el momento, solo se ha mostrado la variante de carácter más lúdico, con configuración de doble cabina.

Galería: Mazda BT-50 pick-up

Seguramente, el cambio más importante lo encontremos en la plataforma, que procede del Isuzu D-Max. También hay cambios mecánicos, dejando atrás la antigua mecánica Ford por una nueva de cuatro cilindros y 3,0 litros, que entrega 188 CV y un par máximo de 450 Nm.

Disponible en versiones 4x2 y 4x4, existe la posibilidad de escoger entre dos cajas de cambios, manual o automática, ambas con seis velocidades. Ahora bien, se espera que la gama se enriquezca, de cara a final de año, con un nuevo motor de acceso, menos potente.

Además de la plataforma y el propulsor, el nuevo Mazda BT-50 también comparte con el Isuzu D-Max la pantalla del sistema multimedia, con manejo táctil y 9,0 pulgadas, así como algunos de los mandos repartidos por el habitáculo.

Dicho esto, la línea interior de diseño se asemeja a la de otros modelos de la firma japonesa y, a la vista de las imágenes, parece que la calidad de realización del conjunto es bastante alta.

Mazda no ha anunciado el precio del BT-50, que se fabricará en Tailandia, ni su disponibilidad en otros mercados, aunque lo más probable es que no disfrutemos de él en España. De hecho, el pick-up oriental lleva sin estar presente en los concesionarios españoles desde el año 2008.