Se trata de un vehículo muy exclusivo, por el concepto que propone y por su limitada producción.

Como bien sabes, las casas de subastas son una de las mejores maneras de descubrir modelos clásicos... o clásicos modernos, como en este caso. Es cierto que no es la mejor forma para hacerse con un vehículo por la menor cantidad posible, pero debemos reconocer que, de otra forma, sería muy complicado encontrar vehículos tan llamativos como el Renault Sport Spider.

Un descapotable futurista, del que solo se fabricaron 1.800 ejemplares, que en 1996 consiguió captar la atención de la industria del automóvil. Ahora, uno de esos escasos ejemplares se encuentra en venta, a través de la casa de subastas RM Sotheby's.

Galería: Renault Sport Spider a la venta

Concretamente, la venta del vehículo se llevara a cabo entre los días 3 y 11 de junio, siendo uno de los ejemplares más extravagantes jamás construidos por el departamento de competición del fabricante del rombo. Un automóvil que, en su momento (y puede que también ahora), recordaba más a un ejercicio de estilo, que a un modelo de producción.

Debemos recordar que el Sport Spider estaba animado por un motor de gasolina de cuatro cilindros, con aspiración atmosférica, 2,0 litros de cilindrada y 150 CV de potencia, que daban mucho de sí, teniendo en cuenta que el peso del conjunto era de 930 kilos. Con esta combinación, como podrás suponer, la agilidad del Sport Spider estaba fuera de cualquier duda.

Renault Sport Spider

En esencia, hablamos del mismo motor que equipaba el Renault Clio Williams, un vehículo que permanece en la memoria de muchos conductores de este país. Un par máximo cifrado en 185 Nm, junto con una caja de cambios manual de cinco velocidades, que mandaba la fuerza del motor al eje trasero, completaban un vehículo muy divertido de conducir. Además, el chasis con estructura de aluminio aseguraba rigidez a cambio de la máxima ligereza.

Renault Sport Spider

Como bien habrás supuesto, las prestaciones del deportivo francés eran bastantes buenas, con una velocidad máxima de 215 km/h y una aceleración, de 0 a 100, en solo 6,9 segundos. Recordemos que estamos hablando de un vehículo de hace 25 años, con 3,79 metros de longitud, por 1,83 de anchura. Un auténtico juguete de bolsillo, aunque limitado a 1.800 afortunados.

También sabemos, por los datos proporcionados por la casa de subastas, que las estimaciones de precio oscilan entre los 20.000 euros y los 30.000. Siendo realistas y valorando el hecho del óptimo estado de conservación del vehículo, además de las pocas unidades existentes, podemos entender que la tarifa es bastante razonable, tirando a baja.

Renault Sport Spider

Además, hablamos de la variante sin parabrisas convencional. Existió otra versión con parabrisas, que ofrecía un techo de lona opcional, para hacer más funcional al vehículo galo.

A modo de curiosidad, la carrocería del Sport Spider está compuesta por tres paneles de material plástico compuesto, para el capó delantero, el trasero y el cuerpo principal.

Del frontal, cabe destacar la presencia de unos grupos ópticos principales carenados, con dos minúsculas tomas de aire (no existe una parrilla tal y como la conocemos). En la zaga, dos pilotos redondos junto con un pequeño difusor, centraban la atención.

Renault Sport Spider

La protección del conductor y del acompañante estaba encomendada a una barra antivuelco, mientras que, en los laterales, las tomas de aire para la refrigeración del motor aportaban ese detalle deportivo al conjunto. Así que ya lo sabes, dispones de una ocasión magnífica para adquirir un clásico moderno, que seguro se revalorizará en los próximos años.

Fuente: RM Sotheby's