Nos hemos enterado por los transeúntes de Nueva York, que captaron el accidente y lo subieron a las redes sociales.

Si alguna vez has jugado al Grand Theft Auto, puede que la situación te resulte familiar: un superdeportivo potente a fondo por las calles de Liberty City, una persecución que acaba en accidente... Ahora bien, la noticia que te contamos no ha sucedido en un videojuego, sino en el Nueva York de la vida real.

El protagonista ha sido un Porsche Carrera GT preparado por Gemballa, un coche tan exclusivo como llamativo, que ha sido objeto de las fotografías y vídeos de todos los peatones que pasaban por la zona de Manhattan en la que quedó destrozado.

Y si el coche no llamara lo suficiente la atención, además, se suma el hecho de que la poca gente que circula estos días por la 'Gran Manzana' haya magnificado todavía más el incidente. Así lo cuenta José Ángel Abad, corresponsal de Antena 3 en Nueva York, desde su perfil de Twitter:

 

Tal y como informan nuestros compañeros de Motor1.com en Estados Unidos, el coche circulaba por la ciudad a gran velocidad. Y nosotros, ya nos imaginamos una persecución policial de película... si es que podemos denominar así, a una situación en la que unos 'pobres' coches patrulla persiguen a un Gemballa, claro.

Galería: Porsche Gemballa Mirage GT en venta

Según parece, el conductor chocó contra varios vehículos, pero siguió adelante. Una cámara de seguridad incluso captó al Carrera GT tras colisionar con una furgoneta aparcada, a alta velocidad. Finalmente, el conductor tuvo que acabar deteniendo el coche y fue detenido por las fuerzas del orden.

 

Llegados a este punto, hay dudas sobre quién se encontraba al volante del coche. En un primer momento, diversos medios apuntaron a la hipótesis del robo del vehículo. Sin embargo, fuentes de la policía de Nueva York confirmaron que el causante de semejante tropelía fue el propio dueño.

Lo que queda claro, es que el biplaza va a necesitar una importante labor de reparación, antes de volver a poder circular, tanto mecánica como estructural.

Y seguramente, el proceso no sea barato, ya que se trata de un superdeportivo construido sobre el ya de por sí valioso Porsche Carrera GT, que contaba de serie con un motor V10, de 650 CV.

Fuentes: Motor1.com Global y José Ángel Abad, vía Twitter