El Mirage GT utiliza una mecánica atmosférica, de origen Porsche, con una puesta a punto específica.

Para aquellos que piensen que un vehículo que hace 13 años dejó de venderse ha perdido interés para las empresas especializadas en modificar superdeportivos, lamentamos decirles que están equivocados. Sobre todo, si el protagonista es el Porsche Carrera GT.

No es un vehículo usual, debido a que el fabricante alemán solo construyó 1.270 unidades. Este modelo se ensambló en su fábrica de Leipzig y el último ejemplar salió de la cadena de montaje en mayo de 2006.

Sin embargo, a pesar del transcurrir de los años, los propietarios del modelo predecesor del 918 Spyder actual siguen recurriendo a los preparadores para actualizar un superdeportivo clásico y devolverlo a la actualidad. Hablamos del Gemballa Mirage GT, que utiliza la base de un Porsche Carrera GT.

Galería: Gemballa Mirage GT basado en Porsche Carrera GT

Gemballa es conocido por sus trabajos con el deportivo equipado con el motor V10 atmosférico. En 2019, el paquete de actualización del modelo alemán consigue dejarnos con la boca abierta, por el impresionante resultado final de este Porsche, conocido internamente como Type 980.

Tal ha sido la dedicación del último proyecto, que se han empleado más de 1.000 horas de trabajo, antes de entregárselo a su propietario. Gemballa no ha entrado a desvelar demasiados detalles sobre el proyecto, al margen de afirmar que ahora ofrece una "combinación de ensueño" entre fibra de carbono, cuero y tejido Alcantara.

Aunque no se menciona, la actualización más importante se centra en la puesta a punto del motor con 5,5 litros de cilindrada, que ahora entrega 670 CV de potencia máxima (el propulsor de serie desarrolla 612). El par motor también aumenta, pasando de los 590 Nm del modelo original a los 630.

Gemballa Mirage GT basado en Porsche Carrera GT

Puede que este aumento de potencia no te parezca especialmente significativo, pero debes tener en cuenta que hablamos de un motor atmosférico. Gemballa ha conseguido ese incremento de caballería, gracias a nuevos sistemas de admisión y de escape, así como a catalizadores específicos. Asimismo, también ha reprogramado la centralita electrónica ECU del mítico motor V10 de Porsche.

Galería: Porsche Carrera GT 2004

Gracias a todas las modificaciones efectuadas, el Carrera GT de Gemballa acelera, de 0 a 100, en 3,7 segundos (dos décimas más rápido que el modelo de serie). La velocidad máxima supera los 335 km/h, por los 330 km/h del Carrera GT, unos valores que no están nada mal para un vehículo estrenado en 2003.

El interior también ha sufrido algunos cambios y el propietario ha decidido añadir tejido Alcantara en casi todas las superficies visibles. También se aprecia un uso generalizado de fibra de carbono, además de costuras amarillas en contraste.

El cuentarrevoluciones luce el mismo acabado brillante que la consola central, que alberga el selector de la caja de cambios. Esos detalles amarillos también se reproducen en el exterior, por ejemplo, en las pinzas de freno, las letras 'Mirage GT' que identifica a este modelo, las ópticas principales o la cubierta del motor.

Gemballa Mirage GT basado en Porsche Carrera GT

Obviamente, otro de los cambios más significativos lo encontramos en el kit de carrocería, donde destaca la presencia del enorme alerón posterior, que reemplaza al retráctil de serie. Otras modificaciones son el splitter delantero, la toma de aire ubicada en el techo, los faldones laterales y las colas de escape, cuatro en total, que nos advierten de que no estamos ante un Porsche Carrera GT 'normal'.

Por otra parte, todos los cambios efectuados en un automóvil tan legendario y exclusivo puede que afecten negativamente al valor del vehículo, pero tenemos claro que su propietario no tiene planeado deshacerse de él a corto plazo.