Hasta la llegada del futuro Tesla Roadster, el Plaid será lo más bestia del catálogo.

A finales del verano pasado, el fabricante californiano Tesla anunciaba un nuevo récord, el de la berlina eléctrica más rápida en el mítico Nürburgring Nordschleife, utilizando una versión más potente y capaz de su Tesla Model S, denominada Plaid. En principio, este modelo debería presentarse a lo largo de este 2020 (veremos si la pandemia no lo retrasa), pero de momento, la compañía de Elon Musk no ha soltado prenda al respecto.

Así que, mientras esperamos las especificaciones finales del Tesla Model S más salvaje hasta la fecha, llamado Plaid en homenaje a la película 'Spaceballs' (a la que también hace un guiño el modo 'Ludicrous'), vamos a hacer un repaso a los detalles que sí conocemos. Esto es todo lo que sabemos hasta la fecha del esperado Model S Plaid.

Galería: Tesla Model S Plaid, fotos espía

Para empezar, la configuración Plaid cuenta con tres motores, tal y como anuncia el futuro Tesla Roadster 2.0, dos en el eje trasero y uno en el delantero. Su potencia, aunque sin confirmar, debería superar los 800 CV, colocándose de esta manera por encima del Porsche Taycan, cuya cifra máxima en el Turbo S es de 761 CV.

Estas tres unidades eléctricas podrían ser de imanes permanentes, similares al motor que utiliza el Tesla Model 3 en su eje trasero, y combinando los tres se podría alcanzar dicha cifra objetivo de potencia con relativa facilidad. Este tipo de unidad eléctrica, también llamada motor síncrono (también los hay asíncronos, de inducción), es la más habitual en los automóviles de tipo EV que se venden actualmente en el mercado.

Tesla Model S Plaid, fotos espía

Sobre la batería, se habla de una capacidad de 130 kWh (117 kWh útiles, según los rumores), la más grande utilizada hasta la fecha, ya que el Model S con mayor autonomía, actualmente, cuenta con una de 100 kWh. Además, Tesla ha hecho hincapié en mejorar la eficiencia térmica del modelo, así como la refrigeración de las baterías. 

Del Model 3 también tomaría, precisamente, el sistema de refrigeración de la fuente de alimentación, que utiliza tubos pegados a las propias celdas de la batería, lo que incrementa notablemente la capacidad de disipar el calor. Al mismo tiempo, esto permitiría optimizar mejor el espacio disponible en la plataforma del Model S. Si, además de un mayor número de celdas, gracias a un espacio más amplio, se instalan las nuevas baterías 2170, alcanzar los 130 kWh no parece descabellado.

Tesla Model S Plaid, fotos espía

Por lo demás, los cambios con respecto a un Model S convencional deberían ser mínimos, más allá de una puesta a punto específica para la suspensión, quizá unas llantas de aleación en un diseño especial o alguna que otra modificación a nivel de aerodinámica.

Para terminar, cabe apuntar que, de momento, nada se sabe sobre el hipotético precio de este Tesla Model S Plaid, aunque no debería ser mucho más caro que el actual Model S Performance, que en Estados Unidos parte de 94.490 dólares, y en España está disponible desde 104.700 euros.

Fuente: InsideEVs