Se trata del tercer prototipo de pruebas creado por el fabricante.

Es posible que en nuestro país los modelos de la firma británica TVR no sean demasiado conocidos, pero hay algunos realmente interesantes. El TVR Griffith 200, por ejemplo, se vendió en Reino Unido y también en Estados Unidos (allí se denominó Griffith Series 200), y era un deportivo ideado para enfrentarse al famoso AC Cobra de los años 60.

El modelo tomó el nombre de su creador, Andrew 'Jack' Griffith, y la historia cuenta que, tras conocer al mítico Carroll Shelby durante una cena, decidió fabricar un coche para batir al Cobra. La receta fue la misma del Shelby, es decir, tomar la base de un vehículo inglés e instalar un poderoso motor V8 americano, que de hecho era el mismo que el del AC Cobra.

Galería: TVR Griffith 200 original, a subasta

Fue precisamente un TVR Grantura, primer modelo de producción de la firma, el coche que sirvió de base para el Griffith, ya que 'Jack' tenía experiencia con este modelo y, en su taller, habían trabajado en un Grantura que se utilizó para correr en el circuito estadounidense de Sebring, en 1962.

Hablamos de un modelo con un chasis tubular de acero y una carrocería de fibra de vidrio, que por entonces se vendía tanto montado como por piezas, en forma de kit para crearlo 'en casa'. Pesaba apenas 710 kilogramos, según versión, y lógicamente estaba pensado para equipar pequeños motores ingleses de cuatro cilindros, y no bestias del doble de tamaño.

TVR Griffith 200 original, a subasta
TVR Griffith 200 original, a subasta
TVR Griffith 200 original, a subasta

En 1964, 'Jack' se puso manos a la obra y pidió a TVR un Grantura, que le fue enviado sin motor ni transmisión. A partir de aquí, buscó un motor V8 de 4,3 litros, de origen Ford, y una caja de cambios manual de cuatro velocidades, si bien los Griffith posteriores equiparon un 4.7 V8.

El chasis del Grantura tuvo que ser modificado para que los V8 pudieran ser instalados, pero cuando el Griffith se convirtió en una realidad, sorprendió a muchos por sus prestaciones y habilidades. Aceleraba de 0 a 100 km/h en alrededor de 5,0 segundos, un tiempo más que respetable a mediados de la década de los 60.

TVR Griffith 200 original, a subasta

La unidad de las imágenes, de 1965, es uno de los prototipos de pruebas que utilizó la marca para el desarrollo del modelo, en concreto el chasis 200/5/002, que fue el tercer coche fabricado, y en este caso el motor V8 es el original, de 4,3 litros. En 1966 se vendió a un comprador estadounidense, y en 1968 lo compró su segundo propietario, que lo mantuvo durante más de 50 años en un estado impecable.

A lo largo de los años, este ejemplar ha sufrido algunas modificaciones, como ventanillas traseras tintadas, una admisión Edelbrock Streetmaster, ventiladores mejorados, un sistema de encendido MSD, la tapa de balancines de aluminio de un Cobra, un diferencial Jaguar más resistente o un depósito de combustible de aluminio, por ejemplo. El precio estimado se desconoce, pero sí sabemos incluye, por ejemplo, un montón de recambios.

Fuente: RM Sotheby's