Podría considerarse un mal día en la oficina, aunque no nos vamos a engañar: podría pasarle a cualquiera.

Desde la edición de Motor1.com en Francia, nos ponen tras la pista de una noticia realmente curiosa, referida a un 'pequeño' incidente con un Alpine A110S, un atractivo vehículo, dotado de un propulsor turboalimentado de gasolina, con 292 CV, propulsión trasera y mejoras en el chasis.

De hecho, hay documento gráfico del asunto, tal y como puedes ver en la foto que abre este post, con el coupé deportivo volando por los aires, ante la mirada impávida de un público al que no parece importarle mucho el tema.

Normalmente, cuando un periodista de motor tiene un accidente con un coche cedido por el fabricante, para probarlo, hay dos soluciones: o trata de ocultarlo a los lectores o habla de ello con franqueza. Y sin duda, Leon Poultney, miembro del equipo de Drivetribe, se encuentra dentro de la segunda categoría.

Galería: Alpine A110 Premiere Edition 2018 prueba

Pongámonos en situación. Un periodista que sale pronto al amanecer, hacia uno de sus tramos favoritos, pero al llegar a una curva cerrada a la derecha, pierde la parte trasera y ahí comienza el drama. Porque la primera corrección hace que el coche se dirija frente a la cerca de una finca... y el resultado, puedes verlo en la imagen.

"Solo hace falta un milisegundo para darse cuenta de que uno está a salvo. Después, la mente va directamente de una emoción a otra. Culpa, vergüenza, ansiedad, más vergüenza y, finalmente, ira ardiente", afirmó el bueno de Leon.

Imaginamos que intentó pasar un poco más rápido de la cuenta ante el fotógrafo que le acompañaba, que además, por suerte, parece que estaba en el lado correcto: fuera de la trayectoria del coche.

Para todos aquellos hayan sufrido una experiencia de este tipo, acabando fuera de la carretera, esa sensación les resultará familiar. Afortunadamente, en este caso no ha habido lesiones ni problemas físicos para el conductor.

El coche, sin embargo, no tiene el mejor aspecto del mundo. Sin embargo, a pesar de lo aparatoso del accidente, parece que el modelo francés no sufrió daños graves, ya que Leon pudo moverlo hasta un punto más accesible, para que una grúa pudiera devolverlo a casa.

Más allá del tremendo 'fail', no le faltó sentido del humor en su publicación, al afirmar que "ninguna oveja resultó herida durante la producción". Desde luego, no hay nada como tomarse las cosas con filosofía...

Fuente: Motor1.com Francia