¿Te quedarías con esta recreación o con el coupé clásico?

A menudo, os solemos mostrar recreaciones de modelos veteranos o clásicos, debidamente 'transformados' en versiones modernas. Por ejemplo, el Fiat Multipla o el Chrysler Crossfire. En esta ocasión, os traemos el Renault Fuego del siglo XXI, creado por Idecore, un equipo independiente de diseñadores. 

El coupé francés estuvo a la venta en nuestro país entre los años 1980 y 1985, si bien en algunos territorios europeos se siguió comercializando hasta 1987 y, de hecho, en América del Sur se mantuvo disponible hasta 1992. 

Galería: Renault Fuego del futuro, render

Desde luego, el render se parece poco al modelo de los años 80, pero es verdad que ambos mantienen un halo de conexión, a través de su fisonomía y de la deportividad que emanan. Así lo confirman sus creadores: "El proyecto se inspira en el pasado vanguardista de Renault, pero mira firmemente al futuro".

Además, explican que "el coche presenta un estilo definido por líneas fluidas y aerodinámicas". Lógico, teniendo en cuenta que, en la actualidad, se crean coches aerodinámicamente avanzados, con el fin de lograr buenas prestaciones y consumos bajos.   

Como no podía ser de otra forma, el Renault Fuego del futuro se propulsa a través de un sistema híbrido, pero curiosamente, el motor de combustión es turbodiésel. De hecho, es el conocido bloque 1.6 dCi, biturbo, con 160 CV, que la marca francesa ha sustituido recientemente. Como acompañante eléctrico, se encuentra una unidad de 95 CV, lo que genera una potencia combinada de 255 CV. 

Por supuesto, en el interior del coche predomina lo digital, mediante dos pantallas, una para la instrumentación y otra para el sistema de infoentretenimiento, en forma de tableta, como la de los Renault actuales. No obstante, todavía hay mandos convencionales para la climatización. 

Renault Fuego del futuro, render

A diferencia del modelo clásico, el nuevo Renault Fuego ofrece cuatro puertas, las traseras con apertura antagónica, y carece de pilar central, para que el acceso y la salida del habitáculo sean lo más cómodos posibles. Eso sí, se mantiene la configuración de cuatro plazas (2+2 en el Fuego 'real'). 

El techo panorámico aplicado en la recreación aporta mucha luminosidad al habitáculo y los asientos de tipo baquet generan una grata sensación de deportividad. 

Renault Fuego del futuro, render

En fin, te invitamos a que no te pierdas ni una sola foto de la galería del coche. ¿Te convence o te quedarías con el modelo clásico? Seguro que muchos tendrían ambos en sus garajes. Si Renault se animara... 

Galería: Renault Fuego 1980-1987