Este enorme porcentaje podría quedar atrás en 2020.

Desde luego, los SUV no son una moda pasajera, sino que se trata de un segmento que, año tras año, se afianza en los mercados europeos, a costa de provocar la casi total desaparición de otros formatos, como el de los monovolúmenes. Dentro de poco, en España, los todocaminos urbanos serán los modelos más demandados, en detrimentos de los utilitarios y los compactos clásicos.

Según la compañía JATO, la cuota de mercado de los SUV en Europa alcanzó, en 2019, un 38,3%, por lo que es más que previsible que este porcentaje supere el 40% en el ejercicio actual.

Galería: SEAT Tarraco 2.0 TDI 190 CV DSG-7 Start&Stop 4Drive Xcellence Plus 7p prueba

Si te parece una cifra muy elevada, te tenemos que recordar que, en España, los todocaminos ya suponen casi la mitad del total de ventas, al alcanzar en 2019 un 46,9%. Si centramos más el análisis, los más adquiridos en nuestro territorio son los de tamaño medio (23,9%). 

Volviendo a Europa, se adquirieron más de seis millones de SUV el año pasado. En concreto, 6.030.481 unidades, lo que supuso un aumento del 12% respecto a 2018. Si continúa este crecimiento exponencial, en 2023 podrían alcanzar la mitad del mercado del Viejo Continente. 

En cambio, los compactos (incluidos los utilitarios y los urbanos) y las berlinas han caído tres puntos. Felipe Muñoz, analista de JATO, confirma que el mercado europeo está cambiando: "El continuo éxito de los SUV está modificando la cara del sector automovilístico europeo. Esto presenta nuevos desafíos, incluso para la industria, que debe cumplir con objetivos de emisiones cada vez más estrictos".

Al respecto de este tema, los todocaminos son, en gran medida, los responsables del aumento de las emisiones contaminantes de los automóviles, y su mayor implantación ha impedido que se reduzcan las cifras medias de dióxido de carbono (CO2), a pesar de las tecnologías desarrolladas para reducir el consumo de combustible de los coches. 

Alfa Stelvio 2020

Además de su peso, que es ligeramente superior al de una berlina desarrollada sobre la misma plataforma, es sobre todo su coeficiente aerodinámico (Cx) lo que crea ese incremento en el consumo y, por ende, en las emisiones. 

En fin, más allá de debates sobre espacio y dinamismo, no nos extraña que las marcas cuenten con más SUV en sus gamas. De hecho, algunas disponen de dos representantes en un mismo segmento. Por ejemplo, Audi, con el Q3 y el Q3 Sportback, o BMW, con el X1 y el X2. Más todos los que quedan por venir en los próximos años...