DS continúa expandiendo su gama, que añade un sedán de grandes dimensiones, a los dos SUV ya conocidos.

Está claro que es difícil hacerse un lugar en el mercado de fabricantes Premium, cuando eres una marca poco menos que recién nacida. DS, que ahora mismo vive su sexto año de existencia, es muy consciente de ello y sabe que le costará cerca de un par de décadas construir su imagen de auténtico fabricante de 'primera clase'.

A fin de cuentas, todo lleva su proceso: crear una gama acorde a los gustos de los distintos mercados, lanzar productos competitivos frente a la competencia, hacerse con una red comercial propia y completa... ¿Se le concederá ese tiempo a DS?

Esa respuesta solo nos la podrá dar el tiempo, pero hasta entonces, hoy asistimos al lanzamiento (con cierto retraso, es cierto) del tercer modelo 100% DS: el nuevo DS 9 2020.

Galería: DS 9 2020

Estéticamente, te dejaremos que emitas tu propio juicio sobre el vehículo, aunque es cierto que resulta difícil ocultar que el DS 9 2020 será una herramienta importante para la expansión de la firma en China.

En cualquier caso, convergen líneas muy diferentes en la carrocería y los elementos cromados lucen por doquier. Algunos, como el que está presente sobre el capó, probablemente algo excesivos para los conductores europeos. Aunque serán las cifras de ventas, sin duda, las que den o quiten la razón a los diseñadores.

En términos de dimensiones, el DS 9 es una berlina grande, con 4,93 metros de largo y 1,85 metros de ancho. Su silueta, con ciertos rasgos de coupé, incluyendo unas ventanillas sin marco, recuerda a la del Peugeot 508, un modelo con el que comparte la plataforma EMP2.

En la parte mecánica, la oferta arranca con la variante híbrida enchufable E-TENSE, que recurre al motor turboalimentado de gasolina 1.6 PureTech, combinado con una unidad eléctrica, para declarar una potencia máxima combinada de 225 CV.

El coche es capaz de recorrer entre 40 y 50 kilómetros (WLTP) en modo libre de emisiones, con una velocidad máxima de 135 km/h, gracias a una batería de 11,9 kWh de capacidad. El motor eléctrico va integrado en la transmisión, que es automática de ocho relaciones, anuncia 80 kW de potencia (110 CV) y declara un par máximo de 320 Nm.

En cuanto a la recarga de la batería, gracias a la toma de 7,4 kW que incluye, se puede reabastecer en una hora y media, utilizando el cable suministrado de serie.

¿Y el resto de la gama? Más adelante se anuncia la llegada de otras dos variantes E-TENSE: una con 250 CV, dos ruedas motrices y una mayor autonomía, y otra con 360 CV y tracción integral, imaginamos que tras incluir una segunda unidad eléctrica. Como curiosidad, en China, la variante de 250 CV estará disponible desde el inicio.

Para quien no quiera o no necesite de la electrificación, también habrá un motor únicamente de gasolina, con 225 CV. Dicho esto, todas las opciones de la gama recurren a una transmisión automática con convertidor de par, de ocho relaciones.

DS 9 2020

En términos de tecnología, el DS 9 2020 incluye numerosas ayudas electrónicas a la conducción, las conocidas del DS 7 CROSSBACK, como el sistema de aparcamiento asistido DS Park Pilot, el de alerta por cansancio del conductor o el de conducción semiautónoma Drive Assist.

La berlina también está equipada con la tecnología DS Active Scan Suspensión, que, gracias al 'escaneo' de la realidad mediante una cámara y todo tipo de sensores, adapta la amortiguación de cada rueda, para aumentar la estabilidad y la comodidad del conjunto.

Por el momento, DS aún no ha revelado los precios de su nueva berlina. Todo lo que sabemos es que se producirá en China y que, por supuesto, se venderá en Europa, a partir de la segunda mitad de 2020.