La potencia de este propulsor puede llegar hasta los 272 CV.

Hace poco tiempo, tuvimos que dar una información triste: el final de la producción del Alfa Romeo 4C. Parece que la firma italiana no estaba dispuesta a invertir dinero para crear algún sistema de electrificación y darle una segunda oportunidad al deportivo

Pero resulta que Yamaha (sí, la marca de motos) ha considerado oportuno desarrollar un propulsor eléctrico para el biplaza transalpino. ¿Con qué objetivo? Lo desconocemos, pero a algún que otro cliente le parecerá una buena idea. 

Galería: Alfa Romeo 4C Coupe 2016

El fabricante japonés ha informado que será posible reservar e instalar esta mecánica en la parte trasera del vehículo, detrás del habitáculo. Para promocionarlo y anunciar la apertura de pedidos, Yamaha ha lanzado un vídeo, adjunto en esta noticia.

En esta grabación, puedes ver acelerando este motor en el banco de pruebas y también sobre el asfalto. Curiosamente, la mecánica podrá elegirse entre varios niveles de potencia, con una enorme horquilla que va desde los 48 hasta los 272 CV, en función de los gustos y las necesidades. 

Si te lo estás preguntando, ni Alfa Romeo ni Yamaha van a lanzar una versión eléctrica del 4C. Simplemente, esta opción estará disponible para quien le interese transformar su deportivo de gasolina, con 240 CV, en un vehículo 100% eléctrico.

Cabe recordar que, de serie, el modelo italiano dispone del propulsor turboalimentado de gasolina Tbi, con 1,7 litros de cilindrada y cuatro cilindros, asociado a la transmisión automática de doble embrague TCT, con seis velocidades y levas tras el volante. 

Alfa Romeo 4C Coupe Competizione

La fuerza mecánica se dirige exclusivamente al eje trasero, capaz de 'digerirla' con eficacia, hasta el punto de que el coche declaraba una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.   

La gama contemplaba dos carrocerías, la cerrada y la descapotable Spider, ambas con poca insonorización interior, tanto mecánica como aerodinámica, al igual que los deportivos de antaño. En fin, la solución de Yamaha puede considerarse un sacrilegio por los puristas, pero puedes mejorar prestaciones... y circular por donde te dé la gana.