El motor 3.5 EcoBoost V6 alcanza los 669 CV de potencia.

De cara a este año 2020, Ford Performance ha puesto al día su superdeportivo, el Ford GT 2020, que ahora ofrece una mayor cifra de potencia, así como mejoras en lo referido a la refrigeración o un mayor equipamiento, incluyendo un nuevo sistema de escape fabricado en titanio. Las entregas, por cierto, ya han comenzado, y el GT estará en producción al menos hasta 2022.

El bloque de gasolina 3.5 EcoBoost V6, biturbo, llega ahora hasta los 669 CV (13 CV más que antes), y los cambios tienen que ver con una nueva gestión electrónica, de manera que ofrece una curva de par motor más amplia, así como nuevos componentes heredados del GT Mk II, ideado para circuito (pistones, bobina de encendido...).

Galería: Ford GT 2020, ediciones especiales

Además, como mencionábamos al comiezo, Ford equipa de serie un nuevo sistema de escape de titanio, firmado por el espacialista Akrapovic, que ahorra cuatro kilogramos con respecto al anterior, y además mejora notablemente el sonido, según la marca. 

En lo que a la refrigeración del motor se refiere, Ford Performance asegura que han mejorado el flujo de aire (hay un 50% más) y se equipan intercoolers más grandes, con el objetivo de que el coche resista todavía mejor las jornadas en circuito.

También hay algunas modificaciones en la suspensión, ya que en el modo de conducción Track, ideal para circuito, se ha querido mejorar el dinamismo y también el control de los movimientos de la carrocería.

Dos nuevas ediciones especiales

Con motivo de esta actualización de su 'bestia' deportiva, Ford añade dos nuevas ediciones especiales. La primera, denominada Ford GT Liquid Carbon, luce una carrocería de fibra de carbono vista, es decir, sin pintar, aunque lleva una capa de barniz por encima para protegerla.

Ford GT 2020 Liquid Carbon Edition
Ford GT 2020 Liquid Carbon Edition
Ford GT 2020 Liquid Carbon Edition

También son de serie en esta edición las llantas fabricadas en fibra de carbono y, en la lista de opcionales, destacan los tornillos de titanio para las mismas, los arneses de competición de seis puntos, cinco colores diferentes para las pinzas de freno o franjas para decorar la carrocería (disponibles en siete colores).

La segunda edición se llama Gulf Racing Heritage y luce, lógicamente, la clásica decoración del fabricante de lubricantes, idéntica a la del Ford GT40 que ganó Le Mans en 1968 y 1969. En este caso, las llantas de carbono se ofrecen como opción.