Estos renders muestran un modelo aún más pasional que el actual.

Después de haber conocido un teaser oficial del KIA Optima 2020 (K5 en Corea del Sur), el siguiente paso es mostraros un render para poder intuir más claramente cómo será la nueva generación de la berlina coreana. 

Ciertamente, el modelo promete un diseño aún más deportivo y pasional, siguiendo los pasos de Peugeot con el 508. Si la anterior entrega del modelo francés no acabó de enamorar, la nueva no para de recibir halagos de prensa y aficionados. Ese mismo efecto quiere experimentar la marca asiática. 

Galería: KIA Optima 2020, renders

La recreación de Joao Kleber Amaral nos muestra un modelo con una firma luminosa muy original y un techo que cae en altura, de forma notable, desde el pilar B. La parrilla corporativa 'tiger-nose' gama protagonismo en el frontal, mientras que los hombros aparecen más marcados. 

Es una lástima que el experto en el tratamiento de imágenes no haya creado una vista trasera, pues, por lo que pudimos ver en el teaser, resultará bastante original, gracias a un marcado spoiler y pilotos unidos con una tira luminosa. 

En general, la fisonomía del coche recuerda al propio Peugeot 508 y al Audi A5 Sportback. Desde luego, parece una excelente solución para 'dar vida' a un segmento, el de las berlinas, que pasa por momentos muy difíciles, frente a los SUV. 

Técnicamente, el coche debería basarse en el nuevo Hyundai Sonata, un vehículo que conocimos el pasado mes de marzo, pero que, lamentablemente, tiene difícil el aterrizaje en los mercados europeos.  

Kia K5 2020

También debemos recordar la foto del habitáculo, que ofrece un diseño muy minimalista, sin apenas botones físicos y dos pantallas, dispuestas de forma panorámica. Aparentemente, el brazo central será bastante voluminoso, lo que, junto a un volante de tres radios, contribuirá a crear una atmosférica deportiva. 

¿Cuándo podremos ver el KIA Optima 2020 'real'? A lo mejor, antes de lo que esperamos, porque los teasers ya empiezan a ser multitud. Quién sabe...

Fuente: Joao Kleber Amaral