Visto lo visto, lo mismo no es un vehículo descartable para España...

Todavía seguimos entusiasmados de haber podido probar el Ford Ranger Raptor cuando, desde Reino Unido, nos llega esta preparación militar de la variante convencional. Es obra de Ricardo, una compañía de ingeniería automovilística, que ha transformado el pick-up de Ford en un vehículo de defensa, seguridad y rescate. 

De momento, es un ejemplar único ('one-off') destinado a los campos de batalla más extremos. Para salir indemne de ellos, se ha incrementado la altura libre al suelo de la carrocería, se ha reforzado la suspensión para soportar el peso extra y se ha montado un juego de neumáticos todoterreno. 

Galería: Ford Ranger militarizado

Asimismo, el equipo de frenos se ha potenciado y se han protegido los bajos con diversas planchas. Pero también se han instalado una jaula antivuelco en la caja de carga y un cabrestante en el frontal.    

Si tocara pasar a la acción, este Ford Ranger posee blindaje, tanto en la carrocería como en los cristales, que son a prueba de balas. Incluso, tiene todo listo para instalar una ametralladora de grandes dimensiones en la caja y equipos complejos de radiocomunicación en el habitáculo. Como no podía ser de otra manera, la carrocería luce el color verde oliva, característico de los vehículos militares.   

En cuanto al motor, Ricardo no menciona ninguna mejora específica del propulsor de ciclo diésel, con tecnología biturbo, de 2,0 litros y 213 CV, tomado del Raptor. Al igual que en el modelo de producción, la transmisión asociada es una automática con convertidor de par, de 10 velocidades, extraída directamente del Mustang.  

Seguro que a ti también te gustaría verla en acción sin tiros ni bombas de por medio, yendo al máximo por una zona 'off road', demostrando que está hecho de una pasta especial. Aunque si hay que emplearla para anular protestas o actos vandálicos fuera de la ley, tampoco estaría de más...