El piloto australiano recurre al freno de mano para ir cruzado con el coche.

El Goodwood Festival of Speed 2019 ha dejado momentos para el recuerdo, como el protagonizado por Daniel Ricciardo y el Renault Mégane R.S. Trophy-R, el modelo de tracción delantera más rápido en Nürburgring-Nordschleife. 

El piloto australiano se dedicó a dar espectáculo a todos los asistentes, tirando constantemente del freno de mano, para lograr vistosas cruzadas en el ascenso a la colina británica. Lógicamente, la firma francesa renunció a batir la plusmarca de la cita, lograda por el Volkswagen ID. R, en esta misma edición.

Este método tan tradicional es la mejor manera de forzar el sobreviraje (y posterior contravolante) en un vehículo de tracción delantera... que disponga de un freno de estacionamiento por palanca. Estamos convencidos de que el coche sufrió por este uso tan lúdico, pero sirvió para centrar la atención sobre él. 

El coche ya suscitó mucha información cuando supimos que completó el 'Infierno Verde' en 7'40"1, superando al Honda Civic Type R, que firmó en su día 7'43"8. El deportivo francés se fabricará como edición limitada a 500 unidades para todo el mundo. En España, el precio podría rondar los 50.000 euros. 

Por si no lo recuerdas, el Renault Mégane R.S. Trophy-R 2019 se beneficia del motor turboalimentado 1.8 TCe, con 300 CV, el mismo que el de la variante Trophy 'convencional'. Para diferenciarse de su 'hermano', registra 130 kilos menos y obtiene mejoras aerodinámicas, además de un chasis con una puesta a punto específica.     

En el desarrollo de este vehículo tan especial, han participado empresas de renombre, como Akrapovič, Brembo, Bridgestone, Öhlins y Sabelt. Sin duda, se trata de un vehículo muy especial que, en las manos de un piloto de Fórmula 1, se puede convertir en un 'show' realmente fantástico.