Este concept parecía venir del futuro, pero, si te fijas en el frontal, se intuye similar a los 405 y 605 que llegaron a los concesionarios.

¿Qué ves cuando miras al Peugeot Proxima? Este coche, con un aspecto deportivo y una original colocación de sus ruedas, fue una muestra del potencial del fabricante francés a mediados de los años 80.

De hecho, si te fijas en el frontal de este concept, puedes intuir unas líneas similares a las que se utilizaron en los modelos 405 y 605, que comenzaron su fabricación en serie en los años 1987 y 1989, respectivamente.

Galería: Prototipos olvidados: Peugeot Proxima (1986)

Un gran avance

El Proxima parece venir de un cuento sobre el futuro, fruto de unas proporciones fuera de lo común, de un techo totalmente transparente, que envuelve el habitáculo a modo de cápsula, así como de unas ruedas que se sitúan en los extremos de la carrocería.

La batalla del automóvil, por tanto, se alarga más allá de los límites a los que estamos acostumbrados, mientras que la cabina de vidrio está dividida en dos, de manera que se puede desplazar hacia atrás para acceder al interior, renunciando a utilizar puertas convencionales. Esto hace que el efecto sorpresa esté asegurado.

Lo más conservador en su estética, como te adelantábamos, resulta ser la parrilla delantera y los faros, que se mantuvieron fieles en los dos modelos fabricados pocos años después por Peugeot.

Una tecnología adelantada a su tiempo

Para la marca, el Peugeot Proxima no era solamente un ejercicio de estilo, sino que también suponía una carta de presentación de todas las tecnologías presentes en el concept, disponibles en los vehículos actuales pero, por aquel entonces, totalmente desconocidas.

Prototipos olvidados: Peugeot Proxima (1986)
Prototipos olvidados: Peugeot Proxima (1986)

Hablamos, por ejemplo, de los sensores de alerta anticolisión, de las cámaras de vigilancia de los ángulos muertos del coche, del sistema de navegación vía satélite y del sistema de arranque sin llave.

Además, este prototipo dispone de un motor de gasolina V6, biturbo, de 680 CV y un sistema de tracción a las cuatro ruedas, gestionada de forma electrónica.

Galería: Prototipos olvidados: Peugeot Proxima (1986)