Cuando llegue, se convertirá en el primer modelo totalmente eléctrico de la gama Volvo.

Hace más o menos un año, Volvo anunció su estrategia de electrificación, en la que declaraba que el 50% de sus ventas, de cara a la próxima década, serían totalmente libres de emisiones. 

Un camino que, según parece, arrancará antes de que acabe este mismo año, con la presentación del Volvo XC40 eléctrico. Al menos, eso es lo que han afirmado fuentes de la firma, en una entrevista a Automotive News Europe.

Sin entrar en más detalles sobre el futuro XC40 libre de emisiones, parece que llegará a los concesionarios a comienzos de 2020, justo cuando también desembarcará el Polestar 2, un nuevo rival para el Tesla Model 3.

Según parece, ambos modelos nórdicos tendrán bastante que ver, empezando por la plataforma modular compacta CMA. Una estructura que también emplea Link & Co, otra marca que actúa bajo el paraguas de la empresa matriz, Geely (que además de Volvo, también es propietaria de Lotus).

Hasta entonces, un híbrido enchufable 

Como primer paso, el flamante ganador del Premio al Coche del Año en Europa 2018, ya ha anunciado el lanzamiento de un híbrido enchufable, el T5 Twin Engine que ves en la galería de fotos. Con una entrada en producción en la semana 46 del año, se ensamblará en la planta de Gante (Bélgica). 

Este plug-in cuenta con un motor turboalimentado de gasolina, con tres cilindros y 1,5 litros, una unidad eléctrica, una batería de iones de litio de 9,7 kWh y una transmisión automática de siete velocidades. 

En términos de potencia, el bloque de combustión entrega 180 CV, mientras que el eléctrico desarrolla 82 adicionales. De este modo, trabajando en conjunto, la potencia máxima combinada asciende hasta los 262 CV.

Por tanto, no es de extrañar que sea capaz de alcanzar los 205 km/h y de acelerar de 0 a 100 en 7,3 segundos. Todo, acompañado por una autonomía libre de emisiones de 54 kilómetros. Ahora, solo queda por conocer su fecha de lanzamiento y el precio de partida en nuestro mercado.