Necesitarás un casco, ante la ausencia de techo, que te proteja del polvo.

Jaguar sigue conmemorando el 70 aniversario de la creación de la marca y, en este caso, lo hace de una forma muy particular... y por partida doble. El protagonista es el mítico Jaguar XK 120, presentado a finales de la década de los años 40 del siglo pasado.

De hecho, en los años 50, el modelo británico cosechó numerosos éxitos en competición, siendo un verdadero icono para el fabricante británico. Y para rendirle un merecido homenaje a este coche tan especial, los responsables de la marca del felino han construido un coche muy especial.

Se trata de un F-TYPE Convertible, edición limitada 'Chequered Flag' (Bandera a Cuadros), equipado con el motor de gasolina tetracilíndrico 2.0 i4, turboalimentado, con 300 CV de potencia.

Jaguar F-Type convertido en coche de rally

Dos Jaguar F-TYPE Chequered Flag Limited Edition transformados para competir

Las modificaciones necesarias para convertir un vehículo de producción en uno de rally, han sido obra del departamento Jaguar Design and Engineering.

Curiosamente, aunque el vehículo no vaya a participar en ningún rally, oficialmente, ha sido desarrollado para cumplir con las especificaciones de la FIA. Equipa un sistema de frenos más potente, suspensión mejorada y una jaula antivuelco específica.

Jaguar ha creado dos unidades de este modelo tan especial, que también lucen una parrilla de luces auxiliares montada sobre el capó y asientos de tipo baquet con arneses de seguridad de seis puntos, además de un extintor antincendios, para aquellos casos que sea necesario.

Jaguar ha prescindido de las llantas de aleación negras brillantes de 20 pulgadas, que equipa de serie la edición limitada Chequered Flag, en los F-TYPE Coupé y Convertible, para dejar paso a un juego específico de competición para modelos de tierra.

Además, los ingenieros también añadieron un diferencial autoblocante de deslizamiento limitado, para optimizar la transferencia de potencia a las ruedas al circular por caminos de baja adherencia.

El F-TYPE convertido en coche de rally tiene una carrocería sobreelevada, concretamente, 40 milímetros más, que la versión de la que deriva, para sortear mejor las irregularidades del terreno y proteger, en la medida de lo posible, la carrocería.

El fabricante británico afirma que ambas unidades han sido evaluadas, exhaustivamente, en un tramo del Walters Arena, al sur de Gales. Ahora, ambos vehículos se embarcarán en un serie de eventos promocionales que tendrán lugar durante los próximos meses.

Galería: Jaguar F-TYPE convertido a coche de rally