Si ves que se acerca por el retrovisor, lo mejor es cederle el paso...

Desde la edición francesa de Motor1.com, nuestros compañeros nos ponen tras la pista de un coche de carreras que merece ser conocido. Estamos hablando del Peugeot 205 RS, una auténtica bestia de las subidas en cuesta.

Antes de que sigas leyendo, debemos adelantarte que en esta noticia se juntan dos elementos que merecen ser resaltados: uno de los deportivos más queridos de las últimas décadas y una historia en competición legendaria. De hecho, por si no lo recuerdas, inscribió su nombre, con letras de oro, en el Campeonato del Mundo de Rallyes o el París-Dakar.

Por eso, muchos amantes de pruebas locales siguen apostando por el utilitario francés, convenientemente preparado. Y, aunque en la mayoría de los casos lo hacen con unas pretensiones modestas, en otros, las transformaciones alcanzan niveles estratosféricos.

Ese es el caso del equipo alemán Klaus Motorsport, que desarrolló el Peugeot 205 RS16 Evo II para las pruebas de montaña. Trabajando sobre el motor original, un 1.6 atmosférico de gasolina, se consiguen unos 225 CV de potencia, tras pasar por las manos del preparador local Kurt Ritzenberger. 

Es cierto, podría entenderse como un dato modesto, pero estamos hablando de un vehículo que apenas alcanza los 750 kilos de peso. De este modo, como puedes ver en el vídeo, su capacidad de aceleración es salvaje. La grabación se llevó a cabo en la subida de Cividale-Castelmonte, en Italia. Por supuesto, Christian Schneider, su piloto, ganó en su categoría.

Para conseguir la rebaja de peso, se ha prescindido de todos los elementos superfluos, entendiendo por superflua hasta la pintura original. Eso sí, no se ha escatimado en un complejo kit aerodinámico, al tiempo que se han incorporado los sistemas de seguridad obligatorios, como la jaula de protección para el conductor. 

En cualquier caso, centrándonos en lo importante, este pequeño utilitario es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos. Para poner el dato en contexto, diremos que más rápido que todo un Porsche 718 Cayman S.

Galería: Peugeot 205 T16 1984, coche clásico