Se trata de un modelo muy poco conocido, que ahora puede ser tuyo.

En la historia del automóvil, hemos podido disfrutar con modelos icónicos y con otros menos conocidos, pero igual de exclusivos. Antaño, las empresas dedicadas a carrozar vivieron su particular momento de gloria y el modelo que ocupa estas líneas es un buen ejemplo de un rara avis. En su calandra frontal, podemos advertir el logotipo de Bentley. Sin embargo, su aspecto exterior recuerda, inevitablemente, a un Mercedes-Benz coetáneo suyo. Además, si tienes una cuenta bancaria saneada, quizás puedas plantearte su adquisición, debido a que se encuentra a la venta en Estados Unidos.

Bentley S2

Hablamos de un extraño vehículo, construido en 1960, que está equipado con un chasis Bentley S2 y que viste una carrocería especial fabricada por la empresa alemana Wendler Karosseriebau. Según el vendedor, el vehículo se fabricó por petición de un cliente anónimo, domiciliado en el New York Yacht Club. Lo más probable es que para permanecer en el anonimato, el comprador hiciera la reserva a través de un intermediario neoyorkino, conocido como J.S. Inskip.

También te podría interesar:

Aunque ignoramos casi todo sobre la identidad del propietario, sí que sabemos las motivaciones que le llevaron a encargar este vehículo. Inicialmente, él solo quería un pick-uo sobre la base de un Mercedes-Benz 300 W112 y le preguntó al fabricante de la estrella la posibilidad de fabricarlo. Sin embargo, la firma alemana se negó a concederle ese deseo. De esta forma, tuvo que buscar una alternativa y finalmente decidió comprar el chasis de un Bentley S2 y el carrocero Wendler lo moldeó a voluntad. Así nació el Bentley S2 Wendler Shooting Brake que estás contemplado en imágenes.

Bentley S2

En el exterior, el automóvil dibuja, con claridad, trazos de diseño de ambos fabricantes. Mientras las ópticas principales y la forma de la zaga recuerdan, inevitablemente, al Mercedes-Benz 300, el gran radiador es una herencia directa del fabricante británico. En cambio, el interior resulta menos original, luciendo una curiosa combinación entre madera y cuero rojo.

Bentley S2

Obviamente, esta rareza tiene un precio a la altura de su exclusividad: el vendedor pide 575.000 dólares, unos 495,000 euros. De ahí que señaláramos al principio, que se trata de un capricho solo para economías solventes.

Fuente: Hyman LTD a través de Road & Track

Galería: Bentley S2 'Wendler' 1960