Uno de los GTO en mejor estado se ha adquirido por el precio más alto jamás pagado por un automóvil clásico. ¿Por qué? Conoce su increíble historia...

Atentos, porque se trata de un nuevo récord mundial para un coche clásico. Este Ferrari 250 GTO de 1963 se ha vendido por 60 millones de euros. Con el número de serie 4153 GT, es uno de los tres o cuatro mejores que existen y resulta muy distintivo, gracias a sus colores plata y amarillo, en lugar del rojo más habitual. 

En sus dos primeros años de vida, perteneció a los famosos equipos belgas Ecurie Francorchamps y Equipe National Belge, de ahí las rayas amarillas en su carrocería plateada. Como bien saben los expertos de este coche, sobresale por su versatilidad en el mundo de la competición, al haber disputado carreras en circuito, rallies e incluso pruebas de montaña. 

Este 250 GTO terminó cuarto en las 24 Horas de Le Mans de 1963, conducido por Pierre Dumay y Léon Dernier. Asimismo, ganó el Tour de Francia de 1964, una prestigiosa carrera de diez días, en las manos de Lucien Bianchi y Georges Berger. Durante la temporada 1964-1965, compitió en 14 pruebas, incluyendo el Gran Premio de Angola.

También te podría interesar:

 

Entre 1966 y 1969, continuó su carrera en España junto con su propietario, el piloto Eugenio Baturone. Hasta finales de la década de los 80, nada se supo de este vehículo. En ese momento, lo compró el francés Henri Chambon, quien lo condujo en una serie de eventos históricos y concentraciones, antes de venderlo al suizo Nicolaus Springer, en 1997.

Springer también compitió con el Ferrari 250 GTO, por ejemplo, con dos participaciones en el Goodwood Revival. Lo vendió en 2000 al alemán Herr Grohe, por alrededor de 5,5 millones de euros. Tres años más tarde, lo adquirió otro germano, Christian Glaesel, un conocido piloto de clásicos.

A continuación, fue restaurado por DK Engineering, una empresa británica especialista en Ferrari, y logró la certificación Ferrari Classiche en 2012. Sobre el vehículo, James Cottingham, de la compañía inglesa, aseguró: "Este es sin duda uno de los mejores 250 GTO que existen, en términos de historia y trayectoria. Ganó el Tour de Francia, que supuso un gran éxito, y fue cuarto en la general en Le Mans, un excelente resultado".

"Perteneció al equipo Ecurie Francorchamps, uno de los equipos independientes de Ferrari más emblemáticos y famosos. Además, nunca ha tenido un gran accidente".

Parecer ser que Christian Glaesel ha vendido el coche por un precio récord a un coleccionista estadounidense. A continuación, tienes una extensa galería de fotos de otro Ferrari 250 GTO, que se vendió en 2016 por más de 51 millones de euros.

Galería: Ferrari 250 GTO 1962