El vehículo estará basado en el deportivo nacido para la resistencia, que cuenta con un motor V8 atmosférico, de 700 CV de potencia.

Después de la presentación de su primer vehículo, el BT62, un modelo exclusivo para la competición, Brabham Automotive está esperanzada con sus proyectos de futuro... y todo lo que le depararán los próximos meses a la recién creada empresa.

En una entrevista concedida a Australia's Motoring, el fundador y director general, David Brabham, respondió a una pregunta de una forma interesante. El periodista quería saber si después de la creación del modelo que participará en Le Mans, le seguiría una réplica inspirada en él, pero matriculable. Y su respuesta fue: "Sí, esa podría ser una buena suposición".

Brabham BT62

Brabham BT62, un purasangre nacido para competir

Esta revelación tuvo lugar durante la presentación oficial a los medios de comunicación del BT62, en un evento especial organizado en Londres. En él, se confirmó que se ensamblarán vehículos matriculables, con volante a la izquierda y a la derecha, además de que su fabricación se llevará a cabo en Australia.

El formador de pilotos de competición e hijo del expiloto, Sir Jack Brabham, mencionó que ya se han formalizado, al menos, cinco pedidos de los setenta vehículos que están previstos.

Como era de esperar, las especificaciones técnicas relativas al coche de carretera todavía no se han confirmado. Sin embargo, podemos suponer, con total seguridad, que será más pesado que su hermano de competición, que anuncia unos magníficos 972 kilogramos en la báscula.

Brabham BT62

En cuanto a la potencia, el futuro modelo de calle podría usar el mismo bloque atmosférico V8, con 5,4 litros de cilindrada, que equipa el BT62 de competición. Eso sí, es muy probable que la potencia no alcance los 700 CV y los 667 Nm de par motor del modelo de competición. En este sentido, todavía quedan muchas incógnitas por resolver.

Brabham BT62

Para aquellos que se preguntan por qué no han optado por incluir un par de turbocompresores al motor, el jefe de ingeniería, Paul Birch, argumentó que han querido priorizar la respuesta, el tacto y la durabilidad del propulsor durante el periodo de desarrollo. Por supuesto, la inclusión de un sistema de sobrealimentación hubiese afectado al peso del automóvil.

También hay que apuntar que el bloque V8 está asociado a una transmisión secuencial de seis velocidades, desarrollada por el especialista australiano Hollinger Engineering, que incluye levas ubicadas detrás del volante.

Tampoco sabemos la fecha exacta en la que se pondrá a la venta el BT62 de calle, pero sí que podemos confirmarte que los planes para desarrollar la versión de producción van por buen camino.

Fuente: Motoring

También te podría interesar:

Galería: Brabham BT62