Con un diseño renovado y una nueva plataforma, la séptima entrega del sedán alemán regresa (a América) con más fuerza que nunca.

Con una popularidad bastante más grande en Estados Unidos que en Europa, el Volkswagen Jetta sigue siendo un coche importante para la marca. A fin de cuentas, desde 1979, se han vendido unas 16 millones de unidades de este sedán. Y ahora, la historia continúa con la séptima generación, que se acaba de presentar en el salón de Detroit. ¿La mala noticia? No está prevista su llegada a Europa.

Desarrollado sobre la plataforma modular MQB, la misma que usan el Golf o el A3 (que tiene una variante Sedan), el Jetta 2018 cuenta con una mayor distancia entre ejes (alcanza los 2,65 metros de largo), al tiempo que resulta más alto y ancho. Eso sí, por el momento, desconocemos las cotas de espacio interior. 

Por lo demás, la carrocería cuenta con una líneas bastante más moderna que la del modelo precedente, con unos rasgos que evolucionan tomando como referencia a los últimos lanzamientos de la marca, como el Arteon. De este modo, se aprecian una parrilla de grandes dimensiones, faros con tecnología de tipo LED...

Volkswagen Jetta 2018

Cambios también en el interior

El habitáculo del Jetta se ha renovado por completo, ganando en diseño y en calidad, gracias al empleo de mejores materiales, nuevas tapicerías, iluminación ambiental con 10 tonos... Además, los acabados más altos pueden incluir el conocido Active Info Display, que permite personalizar el cuadro acorde a las necesidades del conductor.

Y, como suele ser habitual en los últimos modelos de la marca, existen multitud de ayudas electrónicas a la conducción, como el control de velocidad de crucero adaptativo ACC, el sistema de frenada de emergencia automática en ciudad Front Assist, el de control del ángulo muerto Side Assist... así como los protocolos de conectividad Apple CarPlay, Android Auto y MirrorLink

Volkswagen Jetta 2018

Con un único motor

Presentado en suelo estadounidense, allí se ha anunciado una gama compuesta, en el inicio, por un único motor: el turboalimentado de gasolina 1.4 TSI, con 150 CV de potencia. La fuerza del propulsor se envía al eje delantero en todos los casos, aunque es posible escoger entre una caja manual, de seis marchas, o una nueva automática, de ocho. 

Respecto a los acabados para aquel mercado, al que llegará durante el segundo cuatrimestre, permitirá escoger entre cuatro: S, SE, SEL y SEL Premium. Más adelante, no deberíamos descartar la llegada del paquete deportivo R-Line. ¿Y su precio de partida? Pues parece que arrancará en 18.545 dólares (al cambio, unos 15.200 euros) para Estados Unidos. Desconocemos el dato para México, país donde desembarcará un poco antes. 

Más noticias sobre Volkswagen:

Gallery: Volkswagen Jetta 2018