Las berlinas compactas siempre han sido un tema especial. En su día fueron populares en el sur de Europa, pero los europeos occidentales preferían los utilitarios o subir de categoría. Su popularidad fue cayendo a lo largo de los años en favor de los SUV y como resultado, los fabricantes ofrecen pocos modelos de este tipo hoy en día.

El mejor ejemplo es el Volkswagen Jetta, que más tarde recibió nuevos nombres, como Vento y Bora. Pero sólo tuvo (y sigue teniendo) éxito en Estados Unidos y China. Incluso hoy en día, los que fueron los hermanos del Golf siguen siendo mucho menos populares entre los aficionados a los coches clásicos. A la sombra del muy celebrado '50 aniversario del Golf', la segunda generación del Jetta cumple ahora 40 años.

Galería: Volkswagen Jetta II (1984-1992)

Volkswagen Jetta II

El Jetta II se presentó en febrero de 1984, un año después del estreno del Golf II, con el que se desarrolló conjuntamente desde el principio. Al igual que su predecesor, el Jetta II presentaba una zaga independiente: nada recordaba a su hermano compacto.

Las dimensiones interiores de la berlina aumentaron hasta un tamaño aún más confortable, mientras que el maletero ofrecía un volumen en formato de clase de lujo: 550 litros.

Técnicamente, el Golf II y su homólogo Jetta estaban estrechamente relacionados aunque los faros rectangulares del frontal lo diferenciaban. La longitud del coche era de 4.315 milímetros y el peso total se quedaba en 910 kilogramos, algo impensable en la actualidad.

VW Jetta II (1984-1992)

Había cuatro líneas de equipamiento: C, CL, GL y Carat. La variante Carat sólo estaba disponible con el motor de 1,8 litros (90 CV) y cuatro puertas. Los modelos especiales fueron Strada, Beach, Coach, Court, Pacific, Flair, TX y Style.

En febrero de 1984 se lanzó el Jetta II con los siguientes motores: 1,3 litros (55 CV), 1,6 litros (75 CV), 1,8 litros (90 CV), 1,6 litros diésel (54 CV) y el turbodiésel de 1,6 litros con 70 CV. 'Potente y dinámico' es como lo describía el folleto de ventas.

En su primer año de producción, el Jetta estuvo equipado con el motor del Golf GTI de 1,8 litros (112 CV), con el que lograba una velocidad máxima de algo más de 190 km/h. Visualmente, la variante GT destacaba por las prolongaciones de las aletas en negro, un pequeño alerón trasero y, sobre todo, las franjas rojas en los paragolpes, los emblemas rojos y los discos de freno en la parte trasera.

El coche montaba una suspensión deportiva, que rebajaba en diez milímetros la altura libre al suelo y el sistema ABS también estuvo disponible como extra a partir de 1984, inicialmente sólo para las versiones más potentes a partir de 90 CV.

VW Jetta II (1984-1992)

En la primavera de 1987, se añadió a la gama una segunda variante GT con un motor de 1.781 cm3 y 16 válvulas, que rendía 139 CV sin catalizar, o 129 CV con un catalizador.

Exteriormente, el GT 16V se distinguía del modelo de ocho válvulas por una antena en el techo, dos salidas de escape y un emblema rojo '16V' en la parrilla, la parte trasera y la guantera. El Jetta 16V era 10 milímetros más bajo que el GT de 112 CV.

Ese mismo año se presentaron nuevas motorizaciones: bloque de 1,6 litros con 72 CV, 1,8 litros con 84 CV y, a partir de marzo, 1,6 litros con 70 CV. El ADAC (Allgemeiner Deutscher Automobil-Club) probó un Jetta GL con 72 CV a un precio de 22.195 DM (unos 11.000 euros de la época).

Elogiaron la claridad del puesto de conducción y el equilibrado motor, que consumía 'sólo' 7,8 litros cada 100km. El coche, de 910 kg, necesitaba 13,9 segundos para alcanzar los 100 km/h, y tenía una velocidad máxima de 162 km/h que era perfectamente adecuada en 1987.

VW Jetta II (1984-1992)

Otro modelo nuevo de 1987 era el Jetta Syncro. Su conocida tracción total acompañaba exclusivamente al motor de 1,8 litros (inicialmente 90 CV, más tarde 98 CV) debido a su favorable curva de par. Las variantes 'Syncro' disponían de una banqueta abatible en el asiento trasero. 

En 1987 se eliminó la versión básica C (en la foto de portada) y la variante de lujo Carat, mientras que aparecieron dos nuevas opciones de aspecto deportivo. Paralelamente al Golf GT, existía un Jetta GT similar con 90 CV, y también se ofrecía un GTD con motor turbodiésel de 70 CV.

El modelo GTX se introdujo en 1988, con una gama de motores de 107/112 CV y 129/139 CV (con o sin catalizador). Los modelos GTX se reconocían por el emblema especial en la parrilla del radiador, con un '16V' añadido al motor de 16 válvulas.

VW Jetta II (1984-1992)

Los modelos 16V estaban equipados con frenos delanteros más grandes procedentes del Volkswagen Passat 35i y, por tanto, llevaban de serie llantas de 14 pulgadas. En ese momento, los frenos ABS se ofrecían también junto con frenos traseros de tambor para las versiones más asequibles.

VW Jetta II (1984-1992)

En el Reino Unido, el logotipo GTI se incorpora al Jetta II.

El Jetta II recibió su actualización más visible en agosto de 1989: todos los modelos tenían ahora paragolpes macizos con faldones del color de la carrocería y un gran spoiler delantero. La vista lateral se vio realzada por las estrechas molduras de las puertas y las extensiones negras de los umbrales.

El spoiler trasero del GT se pintó en el color de la carrocería y era de plástico duro. Por último, el portón trasero recibió un gran embellecedor de plástico entre los pilotos en todas las versiones. Gracias a los nuevos paragolpes, el Jetta era ahora 7 centímetros más largo que antes.

Con el lavado de cara, Volkswagen añadió dos nuevos motores a la gama diésel. El motor más potente era el bloque de 1,6 litros con intercooler adicional y 80 CV.

La producción del Jetta II se interrumpió en los mercados occidentales a principios de 1992 con el lanzamiento del Vento. En la República Popular China, se siguió fabricando y desarrollando como FAW-VW Jetta a partir de 1991 y la producción no finalizó hasta 2013.