¿Qué pasa cuando montas un motor de 38,8 litros en un automóvil?

Durante años, los Volvo han sido los coches más parecidos a un tanque que se podían comprar (en el buen sentido de la palabra, claro). Así que encontrar una unidad con motor de carro de combate era cuestión de tiempo. En realidad, se trata de una mecánica de 38,8 litros de cilindrada (sí, has leído bien), de ciclo diésel, con doce cilindros en V, procedente del modelo militar soviético Brobandvagn 971.

Más curiosidades en Motor1.com:

Aunque en realidad, el donante no contaba con un cañón al uso, sino que incorporaba una gran rampa plegable, que permitía tender puentes para atravesar zonas complicadas. En cualquier caso, hecha la aclaración, recurre a la misma mecánica empleada en los tanques soviéticos T-55, que nacieron en la década de los 50 y fueron el carro de combate principal de la Unión Soviética durante más de 30 años. Es decir, a todos los efectos, cuenta con un motor de tanque,.

Pero, ¿a qué clase de Profesor Bacterio se le ocurriría instalarlo en un automóvil convencional? Esta creación de locos es obra de Victor Jonsson, como puedes comprobar en Garajet.org. El coche en cuestión es un Volvo PV544 de 1960, o al menos, lo ha sido durante gran parte de su vida... porque, ahora mismo, parece que se ha convertido en otra cosa.   

Volvo Tank Car de 1950
Volvo Tank Car de 1950
Volvo Tank Car de 1950

¡Tiene cerca de 600 CV!

Obviamente, el coche cuenta con un bastidor completamente transformado, de 6,10 metros de largo, con el habitáculo y el frontal del vehículo separados por el enorme propulsor. Como era de esperar, incorpora todo tipo de trabajos personalizados, comenzando desde el chasis, hasta un conjunto especial de engranajes, necesario para acoplar el motor. 

Teniendo en cuenta que, de origen, esta mecánica desarrollaba 587 CV, así como miles y miles de Nm de par máximo, una transmisión más resistente será el siguiente paso. 

Jonsson ha documentado minuciosamente el proceso de construcción, con un manual de 50 páginas y numerosas fotografías. A simple vista, podría parecer un motor muy grande, instalado de forma improvisada en un coche vintage, pero, en realidad, cuenta con una gran cantidad de ingeniería para que todo funcione.

Por ahora, los trabajos no han terminado... pero ya estamos deseando ver el producto final. Si tú también estás impaciente, te recomendamos que eches un vistazo a la galería que ilustra esta noticia.  

Volvo PV544 Tank Car de 1950