Honda dio a conocer, en el pasado EICMA 2017, un particular ejercicio de estilo con innovadoras soluciones técnicas. Ha sido realizado por el departamento de R&D que la firma del ala tiene en Roma.

La CB4 Interceptor es una evolución del diseño de Honda, bautizado como Neo Sports Cafe, cuyo origen se remonta a la CB4 Concept vista por primera vez en el EICMA 2015. El nuevo modelo conceptual tiene un evocador estilo Sport Endurance, que no es otra cosa que la reinterpretación de una clásica cafe racer en el marco del siglo XXI.

Honda CB4 Interceptor

Un generador eólico alimenta la pantalla táctil

Con un depurado diseño ‘all black’, la nueva Honda CB4 Interceptor va más allá de la pura puesta al día del concepto cafe racer, con motor y ‘gadgets’ electrónicos actuales. Lo demuestra con la incorporación de una turbina eólica en la zona delantera, circunvalada por el original faro LED, cuyo objetivo es convertir la energía cinética, que proviene del movimiento de la moto, en fuente de alimentación de la pantalla táctil situada en el depósito. Quién sabe si, más adelante, servirá de fuente de energía para la recargas de otro tipo, como unas posibles baterías eléctricas para un sistema híbrido o un motor completamente eléctrico.

La pantalla de la CB4 Interceptor proporciona conectividad constante, permitiendo al conductor seguir la carretera mediante mapas digitales, realizar llamadas de emergencia y conectar dispositivos móviles.

Honda CB4 Interceptor

Basculante monobrazo y motor CBR1000RR modificado

En cuanto a la parte ciclo, lo más llamativo es el masivo basculante monobrazo trasero, porque lo que es chasis no se adivina ninguna estructura en concreto, al margen de las pletinas de aluminio que soportan el propio basculante y la estructura tubular del subchasis trasero. Por su apariencia, podría ser del tipo espina central, con el motor colgado y con funciones portantes.

Honda no ha ido más allá en sus innovaciones y la moto monta el conocido propulsor tetracilíndrico proveniente de la CBR1000RR, convenientemente adaptado, el mismo visto en la reciente CB1000R. La moto se completa con los mejores elementos de la industria auxiliar, como suspensiones Öhlins o frenos Brembo de pinzas radiales.

La moto, al ser una concept bike, no incorpora aditamentos que puedan romper su depurada línea de diseño, como espejos, intermitentes o soporte de matrícula. Una línea especialmente estilizada en su parte trasera, con el escape saliendo por el colín, que lleva completamente integrado la iluminación LED trasera. Sin duda, una belleza de dos ruedas... 

Otras noticias de Honda en Motor1.com:

Honda CB4 Interceptor concept bike 2018