En esas condiciones, es realmente difícil hacer una entrevista.

¿Quién no conoce a Lewis Hamilton? Ha ganado el campeonato del mundo de F1 en 2008, 2014 y 2015, es el piloto inglés con más victorias en la categoría reina del automovilismo y, aunque esto es una opinión personal, sabe lo que se hace cuando tiene a la prensa enfrente... o en el asiento del acompañante. 

Así lo pudimos comprobar durante el pasado Gran Premio de Malasia, en el que concedió una entrevista a la periodista británica especialista en F1, Rosanna Tennant, responsable del canal oficial de Mercedes-AMG Petronas F1 en YouTube.

Desde luego, el planteamiento de Rosanna era impecable: realizar una entrevista a Lewis Hamilton para incrementar el número de visualizaciones del canal. El problema es que esta voluntariosa informadora pensaba hacerlo mientras el piloto británico conducía al límite un Mercedes-AMG GT S, con motor de 4,0 litros V8 biturbo de 522 CV... Como puedes ver en la primera frenada, la periodista no se siente del todo cómoda, por la forma en que sus ojos se abren como platos. 

Y todos sabemos que a Hamilton le va la marcha. De modo que, en vez de rodar algo más despacio, el piloto británico se limitó a abordar la siguiente curva del circuito derrapando, mientras la pobre periodista luchaba por hacer su entrevista sin salirse de su asiento. A medida que avanza la vuelta, podrás comprobar como Tatiana se enrojece y agarra, cada vez con más fuerza, el cinturón de seguridad. 

Sin duda, en este caso, las reacciones del entrevistador son mucho más divertidas e interesantes que las respuestas del entrevistado. Como una imagen vale más que mil palabras, te recomendamos que no te pierdas este vídeo

También te puede interesar:

 

Forma parte de algo grande